Un gol de falta de Leo Messi en el minuto 20 y otro de Antoine Griezmann en el 74 sirvieron para que el Barcelona anulara el autogol de Jordi Alba en el 49 y venciera al Athletic Club de Bilbao por 2-1 en el Camp Nou.

Más allá del gol, los visitantes no crearon demasiado ante la portería de Marc-Andre Ter Stegen. Un disparo lejano de Berenguer que se marchó alto, un intento de remate de Iñaki Williams tras un centro de Yuri Berchiche y un lanzamiento de Raúl García que desvió el portero azulgrana fueron las ocasiones más claras.

El Barcelona pudo sentenciar antes el encuentro con dos ocasiones de gol de Messi en el primer tiempo y un cabezazo de Pjanic en el segundo que mandó a córner Unai Simón.