Ante las movilizaciones de padres de familia realizadas este martes exigiendo que la canasta estudiantil contenga quintales de arroz y azúcar, la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, aseguró que este sector realizó un mal cálculo e incluso mintió a la institución dando parámetros sobre los costos de estos productos, que no pueden ser encontrados en el mercado.

«Si nos remitimos a este antecedente, ellos han hecho un mal cálculo y también han mentido a la institución, porque no encontramos el arroz a 155 bolivianos el quintal, lo propio pasa con el azúcar», informó Chapetón en entrevista con Radio San Gabriel.

Cabe recordar que padres de familia del Distrito 14, el pasado 05 de septiembre, se reunieron con las autoridades ediles y en la oportunidad dieron precios de los productos mencionados más bajos de los que pueden ser encontrados en el mercado.

Explicó que, si se remiten a los antecedentes del documento, los representantes registraron que el quintal de arroz se podía encontrar a un costo de Bs 155 bolivianos y de acuerdo con las averiguaciones de la comuna alteña se encontró solo arroz menonita a ese precio, pero que no se comercializa con factura ni en la cantidad que se requiere para los estudiantes.

«En honor a la verdad, si hacemos respetar el acta de la reunión en este punto cuarto, nosotros hemos justificado y especificado que no es un compromiso tácito, porque la dirigencia en la ciudad de El Alto, en el tema de unidades educativas, es plural», detalló.

«Es importante hacer mención al cuarto punto de este mismo documento, donde dice que el Gobierno Municipal de El Alto va a hacer los esfuerzos para poder cumplir esta solicitud que ellos la han traducido en su primer punto», agregó.

La Alcaldesa afirmó que la Canasta Estudiantil es para los alumnos, por ello se cambia el beneficio del desayuno escolar a la canasta.

PRODUCTOS

La autoridad edil aseveró que se tomó la decisión de entregar los seis productos (un kilo de leche, medio quintal de arroz, medio quintal de azúcar, un bidón de 4,5 litros de aceite, una botella de dos litros de yogurt y un kilo de galleta fortificada), cumpliendo el consenso y los pedidos de los padres de familia y estudiantes alteños.

«Sé que hay una demanda, una incomodidad con algunos papás, algunos dirigentes el de poder pedir quintales y no medio quintales, como nosotros hemos previsto, pero eso tendría que triplicar nuestro presupuesto y es imposible», concluyó la alcaldesa.