Las alergias y la vacuna contra COVID-19 han sido motivo de preocupación para muchos. Especialmente aquellos que tienen alergias a picaduras de insectos, alimentos, mascotas, alergias ambientales, al látex, a medicamentos o antibióticos. Sin embargo, ahora ya está claro que pueden vacunarse contra la covid-19, exactamente igual que lo hace el resto de la población, porque las alergias son específicas, y no hay problemas con las vacunas.

Las vacunas frente a los virus pueden variar en su composición, ya sea en el principio activo o en sus excipientes. En la mayor parte de los casos, el principio activo son virus atenuados o fragmentos proteicos.

En otras ocasiones el principio activo es el ARN del virus, que se transporta en nanopartículas lipídicas de polietilenglicol, también conocido como PEG y, en su composición, no contiene ni trazas de huevo, ni antibióticos.

En el caso de las vacunas de Pfizer y Moderna, que son en las que se ha visto algunos casos de alergias graves, se debe justamente a este componente llamado polietilenglicol que contienen las dos. Las personas alérgicas a ese componente no deben colocarse esas vacunas, pero pueden ponerse otras vacunas que no lo contenga.

Lo más importante es saber que los casos graves son rarísimos. Se han descrito muy, muy pocos entre los millones de personas que ya han sido vacunadas. Por lo tanto hay que estar tranquilos.

Las alergias y las reacciones a la vacuna COVID-19

Los efectos secundarios son mínimos en todas las personas, también en las que tienen alergias. Puede haber dolor en el brazo, una pequeña hinchazón o enrojecimiento en la zona del pinchazo, o también febrícula o cansancio. Son efectos secundarios que se controlan sin ningún problema. Las vacunas son muy seguras y todo el mundo debe vacunarse sin miedo.

Las personas que saben que son alérgicas a alguno de los componentes de una vacuna, pueden optar por otra que no contenga los mismos componentes.

Mientras más personas vacunadas hayan, menos podrá distribuirse el virus y habrán menos variantes. Las vacunas son para proteger de la enfermedad, no para evitar los contagios. Aunque algunos estudios muestran que, además de proteger de la enfermedad, disminuyen el número de contagios.

Las alergias y la vacuna COVID-19

Contraindicación absoluta

  1. Antecedente de anafilaxia (reacción alérgica grave que puede poner en riesgo la vida)
  2. Alergia previa a alguno de los componentes de la vacuna
  3. Exacerbación aguda de una enfermedad crónica, que implique compromiso del estado general (ej. asma grave no controlado)

Contraindicación temporal

  1. Presencia de crisis alérgica aguda al momento de concurrir vacunarse
  2. Episodio agudo de asma leve o moderado al momento de concurrir a vacunarse

Este consejo llega a usted gracias a Farmacorp, la cadena de farmacias más grande de Bolivia

Le puede interesar: 

Lea más contenido de salud y bienestar en: vea.global/farmacorp