El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro señaló hoy que en las elecciones generales se llevó a cabo “el golpe de Estado” y  reiteró que la auditoría que se realizó a los comicios, del 20 de octubre, establece que hubo fraude electoral.

“Golpe de estado es una forma ilegítima de acceder al poder y ejercerlo. Si viéramos el artículo 2 de la Carta Democrática Interamericana. En ese contexto, sí, hubo un golpe de Estado en Bolivia, ocurrió el día 20 de octubre cuando se cometió el fraude electoral, que tenía como resultado el triunfo del expresidente Evo Morales en primera vuelta. El Tribunal Electoral de adjudicar el triunfo en primera vuelta era pretender perpetuarlo en el poder de forma ilegítima e inconstitucional”, manifestó durante su intervención en Consejo Permanente de la organización internacional.

Almagro también califícó la situación como un «autogolpe de Estado» y aseveró que la reelección no es un derecho humano, contrariando el argumento de Morales para su nueva postulación.

“Este autogolpe de Estado no es algo nuevo. Ya lo había intentado (Slobodan) Milosevic en Serbia”, manifestó.

Almagro señaló que uno de los objetivos del fraude “era quedarse en el poder arrebatándolo en una de las peores formas: robándose una elección. Robar la soberanía al pueblo, ese pueblo que le había dado más poder a Evo Morales que a nadie en Bolivia, ese pueblo que creía en sus reformas sociales. Ese pueblo no merecía ser engañado de la manera tan afrentosa”

“La OEA no dio un golpe de estado, dieron un golpe los que declararon un triunfo en una elección fraudulenta”, acotó y dijo que «la vergüenza de la OEA no es de descubrir un fraude, la vergüenza es de quién cometió un fraude”, ante críticas de algunos embajadores.

El Secretario también cuestionó a los embajadores que participaron: “¿Quién de ustedes está a favor de los fraudes?”.

Publicada en Los Tiempos