El imparable empeoramiento de la pandemia por la covid-19 se tradujo este lunes en una noticia que América esperaba no tener que registrar: ya son un millón de muertos en el continente tras confirmarse 7.700 nuevos fallecimientos en las últimas 24 horas, según la OMS, una situación que se refleja en el recrudecimiento de las medidas en países como Brasil.

La cifra redonda de fallecimientos no necesita explicaciones pero Martha Keays, de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja (IFRC), expuso con claridad lo que significa este número: «Estamos sufriendo una colosal pérdida colectiva. Un millón es un número incomprensible; es el equivalente a perder la mitad de la población de La Habana o Quito», mencionó en un comunicado.

Poco a poco el mundo se acerca a la cifra de 100 millones de contagios cuando ya son 99.368.828 los casos y 2,13 millones de muertos, de los cuales casi la mitad corresponden a América, en donde la propagación del virus en países como Brasil, Colombia y México está saturando las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) hasta obligar a algunos a no admitir un paciente más y trasladarlos a otros centros o ciudades.

Y es que la situación es alarmante en algunas regiones. Como muestra lo vivido, en los últimos días, en Manaos, la capital del estado de Amazonas (Brasil), donde se registraron momentos dramáticos con hospitales saturados y carreras contrarreloj para cargar pesadas balas de oxígeno para pacientes con covid.

Un arranque de semana nada positivo, ante los 43 millones de infectados que fueron notificados en el continente americano y 32 millones en Europa, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tras confirmarse el domingo que Estados Unidos llegaba a los 25 millones de infectados.

Además, la curva de contagio tiende a ascender en naciones latinoamericanas como Colombia, que ha superado los 2 millones de casos, Argentina (1,8 millones) y México (1,7 millones).

BIDEN BUSCA MEDIDAS URGENTES

Estados Unidos alcanzó este lunes 25.127.632 casos confirmados del coronavirus con 419.263 fallecidos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, cifra que equivale a un 25% del total mundial y a un 7,62 % de los 328,2 millones de habitantes del país, que lidera las estadísticas mundiales de la enfermedad.

Ante la situación, el presidente Joe Biden ha asegurado que en febrero se superará el medio millón de fallecidos y que en total morirán más de 600.000, por lo que entre sus medidas urgentes decidió esta lunes mantener la prohibición de entrada al país a los viajeros procedentes de la Unión Europea, el Reino Unido y Brasil, e incluir a Sudáfrica, como parte de su esfuerzo contra la pandemia.

Pero otra de las preocupaciones que debe atender la Administración de Biden está en el suministro de las vacunas, en momentos en que las autoridades locales han advertido que cuentan con escaso inventario o ya pueden haberlo agotado.

Las alertas se encendieron después de que numerosas citas para la vacunación empezaran a cancelarse en estados como Texas, que es segundo por debajo de California, que ya ha superado los 3 millones de contagios.

MANAOS, LA ANGUSTIA EN BRASIL

Brasil es uno de los países más azotados por el virus con más de 217.000 muertos y 8,8 millones de contagios y, ante la gravedad de la situación, las autoridades impusieron nuevas y más duras restricciones para frenar la pandemia, en momentos en que el número de muertes y contagios se ha disparado, con un promedio de 1.000 fallecimientos y más de 50.000 infectados diarios.

La potencia suramericana solo se ubica por detrás de Estados Unidos en número de fallecidos y es la tercera nación con mayor cantidad de infectados después del país norteamericano e India.

Uno de los focos que está generando alarma de nuevo es el estado de Amazonas, que este lunes amaneció con toque de queda por 24 horas para frenar la propagación de la covid-19, principalmente Manaos, donde desde hace varios días se viene presentando un colapso sanitario con la segunda ola del virus, tras el sufrido 9 meses atrás.

La Alcaldía de Porto Velho, otra de las capitales regionales en esa región, admitió este sábado que su sistema de salud entró en total colapso por la falta de camas para atender a los pacientes con covid y que está próxima a una «tragedia humanitaria».

En medio del recrudecimiento de la pandemia, los expresidentes brasileños José Sarney, Fernando Henrique Cardoso y Michel Temer enviaron un mensaje a favor de las vacunas contra la covid-19, que son vistas con desconfianza por parte de la población del país.

La vacunación en Brasil solo comenzó hace una semana con 6 millones de dosis del antídoto chino que fueron distribuidas proporcionalmente en los 27 estados del país.

LÓPEZ OBRADOR CON COVID Y A LA ESPERA DE LA VACUNA RUSA

México despertó este lunes con la confirmación de que el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene covid-19, en un país donde la pandemia ya ha dejado 1,7 millones de contagios y 149.614 decesos.

El mandatario, que se encuentra «bien» y «fuerte» tras dar positivo, sigue «en pleno ejercicio de sus funciones como presidente», según la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y busca agilizar la llegada al país de la vacuna rusa Sputnik V.

López Obrador sostuvo una conversación telefónica hoy con su homólogo ruso, Vladimir Putin, y anunció en redes sociales que se acordó la llegada a México de 24 millones de la vacuna rusa para los próximos dos meses.

Las 24 millones de dosis de la Sputnik V se suman a los 34,4 millones de la estadounidense Pfizer, a los 77,4 millones de la británica AstraZeneca y a los 35 millones de la china CanSino precompradas por el Gobierno.

LAS VACUNAS ANTE LAS VARIANTES

La propagación de las variantes de Reino Unido y Sudáfrica han puesto en duda qué tan efectivas son las vacunas contra la covid-19 y la farmacéutica Moderna aseguró que la suya las «neutraliza», según los resultados preliminares de pruebas clínicas.

«La vacunación con la vacuna de la covid-19 de Moderna muestra actividad contra las variantes emergentes del SARS-CoV-2», indicó la empresa estadounidense en un comunicado.

Esto luego de que el epidemiólogo jefe de Estados Unidos, Anthony Fauci, señalara que es probable que en algún tiempo las vacunas se tengan que adaptar o que las personas vacunadas necesiten un refuerzo.

“Es una situación que evoluciona y, desde ya, estamos viendo cómo hacer versiones adaptadas de las vacunas para afrontar ambas mutaciones”, dijo en una sesión dedicada a la pandemia en el marco de la reunión del Foro de Davos que se organiza este año en modo virtual.