El presidente de Bolivia, Luis Arce, encabezará el inicio de la inmunización contra la covid-19 en Santa Cruz, el departamento más afectado por la pandemia tras la llegada de 20.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V este jueves.

Los médicos «directamente relacionados con los pacientes con covid-19» en los espacios de cuidados intensivos «van a ser los primeros en vacunarse», dijo Arce a los medios tras encabezar una caravana que llevó las vacunas del aeropuerto Internacional de El Alto hasta dependencias del Programa Ampliado de Inmunización en La Paz.

El mandatario detalló que a partir de ahora se procederá a la distribución de las dosis de manera que las gobernaciones y municipios en los nueve departamentos del país «apliquen la vacunación».

Justamente está previsto que el jefe de Estado comande este viernes la entrega de un importante lote de las vacunas rusas en Santa Cruz, el departamento más afectado por la pandemia, con la posibilidad de ser él uno de los primeros en recibirla.

Aquella región, la más extensa y poblada del país, ha reportado casi la mitad de los más de 10.000 fallecidos a nivel nacional, desde inicio de la pandemia en marzo del año pasado.

«Tenemos la posibilidad de contar con 20.000 dosis que nos va a permitir inmunizar a 10.000 bolivianos que se van a priorizar», declaró a los medios el ministro de Salud del país, Jeyson Auza, al referirse a las dos dosis por persona que son necesarias para un completo efecto de la inmunización.

Bolivia recibió este jueves las 20.000 dosis de la vacuna rusa contra la covid-19 a pesar de que inicialmente se habían anunciado únicamente 6.000 tras el contrato que el Gobierno firmó a fines del año pasado para adquirir 5,2 millones.

No obstante, la llegada de masiva de las dosis de inmunización están previstas para marzo, abril y mayo.

El país también ha comprometido otras 5 millones de dosis de las vacunas de Oxford y AstraZeneca que comenzarán a llegar en abril y otras tantas del mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para cubrir unos 15 millones de aplicaciones.

Desde fines del año pasado el país suramericano atraviesa por la segunda ola de contagios con reportes diarios que han superado los 2.800 contagios.

El Gobierno boliviano se ha mostrado contrario a los confinamientos y cuarentenas en tanto que ha aplicado una estrategia basada en la toma de pruebas masivas junto a la adquisición de vacunas para proteger la economía.