Bolivia recibió este lunes 321.000 dosis de la vacuna china Sinopharm, el tercer envío de este tipo en una semana, que eleva a 2,6 millones las dosis adquiridas para inmunizar al 25 % de su población vacunable cuando el país afronta el tercer pico de contagios por la pandemia.

La recepción se efectuó en el Aeropuerto Internacional de El Alto, ciudad vecina de La Paz, a la cabeza del presidente boliviano, Luis Arce; el embajador de China en Bolivia, Huang Yazhong, junto a otros funcionarios estatales como el ministro de Exteriores, Rogelio Mayta, y de Sanidad, Jeison Auza.

«Estamos contentos que se haya cumplido todo el cronograma (…) aquí están todas las vacunas que nos hemos comprometido, ahora la tarea es vacunar», manifestó Arce durante su discurso.

Por su parte, el embajador de China en Bolivia mencionó que la tarea de la entrega no ha sido fácil puesto que el mundo está viviendo la «escasez de vacunas» y un «desequilibrio» en la vacunación, y que en ese contexto su país está haciendo el esfuerzo de proporcionar las dosis a unos 57 países del mundo.

La recepción de estas dosis de inmunización contra la covid-19 seguirán los pasos que el Gobierno del país ha fijado, mediante su distribución a las entidades de salud departamentales y de éstas hacia los municipios con la tarea de acelerar el proceso de vacunación.

Con este último envío, Bolivia ha recibido 1,7 millones de vacunas de Sinopharm, un millón en la última semana, mientras que las restantes llegaron los meses anteriores en distintas fases de las unas 200.000 fueron donación del Gobierno chino, detalló a los medios el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco.

El funcionario mencionó también que a esto debe añadirse unas 500.000 vacunas rusas Sputnik V y aquellas que llegaron a Bolivia como parte del Mecanismo Covax de las Naciones Unidas, del tipo AstraZeneca y Pfizer, con lo que se llega a más de 2,6 millones de dosis suficientes para aplicar «al 25 % de la población vacunable».

A principios de mayo, Bolivia reportó el incremento de casos diarios de la enfermedad lo que supone el tercer pico de contagios desde el inicio de la pandemia en marzo del año pasado con más de 2.000 por jornada, semejante a la primera ola de julio y agosto de 2020 y a la segunda que afectó al país entre enero y febrero.

«Queremos pedir a la ciudadanía que guarden todas las medidas de bioseguridad, todavía estamos en guerra contra el coronavirus», fue el pedido del mandatario boliviano en el acto de recepción de este nuevo cargamento en la ciudad de El Alto.

Según un último reporte del Ministerio de Salud, Bolivia acumula 13.517 decesos y 332.567 casos confirmados de la enfermedad desde marzo del año pasado, cuando se reportaron los primeros casos.

En el proceso de vacunación que se inició a fines de enero se han aplicado 821.241 primeras dosis y 285.484 de la segunda a personal sanitario de primera línea, enfermos crónicos y mayores de 50 años de entre una población de más de 11 millones de habitantes.

El Gobierno boliviano planea vacunar al 100 % de su población vacunable que es alrededor de 7,2 millones de personas, por lo que quiere adquirir un total de 15 millones de vacunas.