Autoridades municipales, departamentales y la población en general de Santa Cruz, le dieron este viernes su último adiós al doctor Óscar Urenda; en la capilla ardiente que fue instalada en Casa de Gobierno, zona de la Plaza 24 de Septiembre.

«Queremos que la población nos acompañe en este homenaje a un gran guerrero, una persona que no tuvo límites ni reparos en ofrendar su vida y ayudar a un departamento que siempre lucho solo», invitó la secretaria departamental de Desarrollo Humano de la Gobernación cruceña, Paola Parada.

Las personas que se acercaron a la capilla pudieron dejar su mensaje en un libro de firmas, el cual será entregado a la familia del doctor Urenda.

La alcaldesa interina, Angélica Sosa, dijo que el doctor Urenda fue una persona al servicio de su pueblo.

«Lo vamos a recordar con esa condición de servicio y de gentileza, que era una de las características de los hombres de antes», sostuvo.

Para mañana (sábado) se tiene previsto una ceremonia donde se izará las banderas cruceña y boliviana, además de una ceremonia religiosa, que será presidida por monseñor Sergio Gualberti.