El Banco de Desarrollo Productivo (BDP) habilitó la línea gratuita 800-10-3737 así como una aplicación en su sitio web https://www.bdp.com.bo/ para que los grandes, medianos, micro y pequeños empresarios puedan tener información y acceder al crédito SIBOLIVIA.

Este crédito está dirigido a quienes necesitan capital de operación o de inversión para la elaboración de materias primas, insumos y manufacturas que sustituyan importaciones, indicó el gerente del BDP, Ariel Zabala, entrevistado por el canal televisivo BTV.

Indicó que solo el BDP cuenta con Bs 468 millones para ser otorgados a los solicitantes mientras que el Banco Unión tiene Bs 442,7 millones para ser distribuidos en créditos productivos.

El lunes, el presidente Luis Arce entregó los primeros créditos de un fondo de Bs 911 millones creado por el Gobierno para la reactivación de micro, pequeñas, medianas y grandes industrias bolivianas que fomentan la creación de fuentes de empleo.

A través de los Fideicomisos para la Reactivación y Desarrollo de la Industria Nacional (Firedin) con Sustitución de Importaciones (SI Bolivia), los productores pueden acceder a créditos con una tasa de interés de 0,5%.

Los créditos del SIBOLIVIA “son parte de esta estrategia de que de una vez por todas vayamos saliendo de la crisis económica (…) y gradualmente alcancemos ese nivel de crecimiento sostenido que Bolivia necesita para dar certidumbre a la población”, dijo el Primer Mandatario.

La sustitución de importaciones es una estrategia que impulsa el Gobierno para promover la producción nacional, generar fuentes de empleo y reactivar la economía boliviana. Mediante esta estrategia, los productores deben promover la sustitución de los productos que importan por aquellos que son fabricados en el país.

El objetivo de la sustitución de importaciones es transformar al país en una economía productiva, dándole valor a la industria nacional.

El gerente del BDP invitó a los empresarios a que puedan recabar información para acceder a los créditos.

Puso como ejemplo que existen solicitudes variadas, como el caso de un empresario que accedió a los recursos para la fabricación de galletas elaboradas en base a la harina de haba.