Bolivia ha desarrollado «contactos fructíferos» con organismos internacionales para aplicar la vacuna contra el nuevo coronavirus gratuitamente en el primer trimestre de 2021, manifestó el ministro de Salud, Edgar Pozo.

Pozo aseguró que varias entidades internacionales y embajadas a las que se recurrió «han comprometido su apoyo para esta misión de adquirir las vacunas», citado en un comunicado del Ministerio de Salud.

El ministro valoró que «hay de dos a tres alternativas interesantes», entre las que se encuentran la británica de Oxford y la rusa Sputnik V valoradas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que podrían distribuirse «en el primer trimestre» del próximo año.

Las gestiones del Gobierno boliviano están orientadas a «asegurar» unas 3 millones de dosis para aplicarlas gratuitamente a «grupos vulnerables de la población» y al personal en salud del país, manifestó Pozo.

La pandemia por el nuevo coronavirus que en marzo pasado presentó los primeros casos en Bolivia ha provocado 8.889 decesos y 143.755 contagios en el país, según datos oficiales.

En las últimas semanas los informes diarios del Ministerio de Salud han variado entre los 55 y casi 200 casos reportados, una cantidad notablemente menor al pico que alcanzó el país en julio y agosto con hasta 2.000 contagios por día.

Bolivia se encuentra en una fase de «posconfinamiento» desde septiembre, tras dejar atrás la cuarenta que tuvo de finales de marzo a agosto, con una curva de contagios a la baja desde hace semanas.

No obstante, en varias regiones del país se mantienen algunas restricciones en el funcionamiento de actividades nocturnas para evitar un posible rebrote, que se teme pueda producirse si no se tienen los cuidados necesarios.

Las autoridades han insistido en la necesidad de mantener las medidas de bioseguridad, el distanciamiento físico junto al uso de tapabocas, y para ello el Viceministerio de Comunicación del país ha adelantado que realizará una campaña intensa para mantener esos cuidados.