Bolivia registró este jueves la cifra más alta de fallecidos en la segunda ola de la covid-19 que azota al país, con 54 decesos en un día y volvió a cuantificar más de 2.000 contagios diarios de coronavirus.

El último reporte del Ministerio de Salud da cuenta de 54 muertes registradas en esta jornada, una cifra récord en este rebrote que vive Bolivia, lo que eleva a 9.818 fallecidos desde marzo pasado cuando se detectó la enfermedad por primera vez en el país.

La cifra más alta de fallecidos en toda la pandemia se registró en septiembre cuando el país atravesaba por la primera ola, con 102 decesos en un día.

En esta jornada se confirmaron 2.648 nuevos contagios de la covid-19, casi alcanzando los 2.655 positivos registrados el miércoles, una cifra que marcó un nuevo récord desde que se detectaron los primeros casos en Bolivia, que acumula 196.393 infectados.

Las regiones que registran la mayor cantidad de contagios son Santa Cruz con 1.197 positivos, La Paz con 626, la central Cochabamba con 231 y la amazónica Beni con 158.

Bolivia se encuentra desde hace unas semanas en una segunda ola de contagios del nuevo coronavirus con reportes que superan los 2.000 casos por día, algo que no ocurría desde julio y agosto del año pasado.

En el país se han vuelto a vivir episodios similares al pico de la primera ola, con hospitales saturados, personas buscando un espacio en terapia intensiva, peticiones a la población a través de redes sociales que ayuden a buscar un medicamento o un médico que atienda a domicilio.

El Ejecutivo boliviano ha descartado volver a la cuarentena rígida que se aplicó el año pasado, aunque hace unos días aprobó nuevas disposiciones que incluyen la aplicación del horario continuo laboral, que puede ser escalonado, además del teletrabajo como opción preferente.

El Gobierno de Luis Arce indicó hace unos días que las cifras de contagios se elevarán ya que ahora se realiza una mayor cantidad de pruebas para detectar tempranamente los casos positivos.

Además el mandatario pidió a los bolivianos «aguantar y resistir» la enfermedad por lo menos hasta que lleguen las vacunas que su Gobierno adquirió, que arribarán en los próximos meses y que, a su juicio, serán la solución «estructural» a la pandemia.

El Ejecutivo boliviano aseguró la compra de vacunas rusas Sputnik V y la desarrollada por la compañía farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford, cuya llegada a Bolivia está prevista para marzo y abril, respectivamente.