Bolivia reportó este viernes un descenso de la cantidad de municipios considerados de «alto riesgo» de contagio de covid-19, en el que en total figuran más de un centenar de los más de trescientos que tiene el país, en medio de anuncios de paros a nivel nacional por el sector médico.

De acuerdo al informe del índice de alerta temprana difundido este viernes por el Ministerio de Salud, al menos 192 municipios del país de los 339 tienen un riesgo de contagio y deben reforzar las medidas de bioseguridad para evitar más casos.

Los municipios de «alto riesgo» son 79 en los que la mayor cantidad de localidades reportadas están en la oriental Santa Cruz, Chuquisaca y las andinas Oruro y Potosí, además se mantienen en esta categoría las ciudades capitales del eje central del país.

Según el reporte del Ministerio de Salud, «disminuyeron 10 municipios registrados con alto riesgo» en relación al informe de la pasada semana.

También indica que 57 tienen riesgo medio, 39 con riesgo bajo y 17 con alerta inicial.

De la misma manera, el último reporte de contagios diarios indica 1.029 nuevos casos y 50 decesos, con lo que en total el número de positivos es de 239.524 y 11.353 fallecidos desde los primeros reportes de esta enfermedad en el país en marzo del año pasado.

Los departamentos de Santa Cruz, Cochabamba y La Paz, el eje central, se mantienen como los más afectados por la covid-19 con 446, 146 y 134 nuevos contagios, respectivamente.

En tanto el Colegio Médico de Bolivia instruyó comenzar este viernes un paro general que se extenderá hasta el 28 de febrero en rechazo a la promulgación de la ley de Emergencia Sanitaria por la «falta de voluntad del Gobierno de sentarse a dialogar» sobre algunos puntos que no están de acuerdo.

Esta ley promulgada esta semana por el presidente Luis Arce establece varias disposiciones como el control a los precios de los servicios en los centros privados, de los tratamientos y de los medicamentos.

También la contratación directa de médicos extranjeros y la prohibición de cualquier movilización como paros por parte del personal sanitario, con los que el sector médico no está de acuerdo.

El Gobierno de Luis Arce considera que al menos cinco regiones del país están en fase de desescalada en esta segunda ola del coronavirus en el que se reportaron una media de 2.000 casos diarios y medio centenar de fallecidos por día.

El plan gubernamental contra la pandemia se basa en la aplicación de pruebas masivas, la compra de vacunas y la coordinación con los Gobiernos subnacionales.

En enero llegó un lote de 20.000 vacunas para inmunizar al sector sanitario y se prevé que este mes llegue otro lote de casi un millón de dosis a través de mecanismo Covax de las Naciones Unidas y 500.000 del laboratorio chino Sinopharm, 100.000 donadas y el resto compradas por el país.

Además el Gobierno adquirió más de 5 millones de vacunas de la rusa Sputnik V que se prevé que lleguen por fases desde marzo y otra cantidad similar de Oxford y AstraZeneca.