La Cámara de Diputados sancionó en las últimas horas el proyecto de Ley 033 que suma a Bolivia a los países que cobran impuestos a las grandes fortunas como parte de las medidas económicas para amortizar los efectos de la pandemia.

Ese proyecto pasó al Ejecutivo para su respectiva promulgación y establece un nuevo gravamen para las personas naturales que posean más de 30 millones de bolivianos de patrimonio.

«Se cobrará de manera indefinida el impuesto a las grandes fortunas», informó el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani.

La Asamblea Legislativa Plurinacional justo la legislación boliviana tal como hicieron Argentina, Rusia y España para financiar la ayuda estatal en medio de la pandemia del coronavirus.

El proyecto de Ley 033, aprobada en las cámaras de Senadores y Diputados, establece que el impuesto se aplicará de manera permanente a partir del 2020 y alcanzará a más de 150 personas identificadas que tienen fortunas -cada una- mayor a 30 millones de bolivianos, logrando una recaudación de hasta 110 millones de bolivianos que pasarán a las arcas del Estado.

El impuesto aplicará a personas naturales que hayan acumulado su fortuna al 31 de diciembre de cada año.