La menos digitalizada de todas entidades de registro obligatorio para las empresas, es la Caja Nacional de Salud, que aún exige que sus boletas sean llenadas con máquina de escribir, archivan todo en físico y ni siquiera cuentan con un sistema interno a nivel nacional, es decir, que cada departamento se maneja de forma independiente.

Una empresa con varias sucursales en el país debe registrarse en cada departamento y presentar sus boletas mensuales en diferentes direcciones, a pesar de que sea solo uno o dos trabajadores por ciudad, sin embargo, es la entidad no gubernamental de mayor recaudación, si bien el sistema de salud es algo mucho más complejo de resolver, el servicio administrativo que se otorgan a las empresas que cumplen mensualmente con su pago deja mucho que desear, siendo un costo bastante oneroso, ya que es necesario que uno, dos o tres trabajadores gasten días de trabajo haciendo filas de presentación de pago cada mes, algo impensable para las PYMES.

Recordemos que a pesar de ser el único sistema de salud universal en Bolivia (al menos hasta la creación del SUS), no es un sistema de salud público, es para trabajadores afiliados y sus dependientes, si consideramos que más del 70% del mercado nacional es informal, quiere decir que menos del 30% de los trabajadores de Bolivia cuentan con seguro de salud en una Caja de Salud, de los cuales la mayor parte es cubierta por la Caja Nacional de Salud, sin embargo, sus hospitales están colapsando con largas filas y fechas de espera, por lo que varias Cajas de Salud incurren en prácticas abusivas e ilegales para evitar la afiliación de empresas y multar siempre cuando sea posible a sus afiliados.

Considerando nuestra situación, es una obligación sanitaria que los trámites patronales sean simplificados y digitalizados, ¿recuerdan que uno de los primeros contagios en Santa Cruz se dio en una Caja de Salud y cientos de personas que estaban haciendo trámites tuvieron que ser aislados?

Con la tecnología de hoy en día se podrían realizar los mismos trámites de forma segura y virtual, sugiero que se amplíe la suspensión de plazos por emergencia sanitaria nacional hasta la implementación de un sistema virtual, por la salud y seguridad de todos.

Es más, ¿por qué no viabilizar la opción de pagos de otros seguros de salud privados para los trabajadores? De manera que se reduzca la saturación de las Cajas de Salud y las empresas y sus trabajadores puedan escoger el seguro de salud que les provea una mejor atención.