La Fiscalía de Bolivia informó que entre enero y mayo de este año se han registrado casi medio centenar de feminicidios y once infanticidios, y que los casos más recientes se reportaron en los departamentos de Oruro, Cochabamba y Santa Cruz.

En una comparecencia ante los medios, el director de la Fiscalía Especializada en Delitos Contra la Vida y la Integridad Personal, Sergio Fajardo, señaló que «los casos de feminicidio han subido a 47», un dato que mantiene la tendencia de los años precedentes.

De estos delitos, trece se reportaron en La Paz, nueve en Cochabamba y Santa Cruz, seis en Oruro, que son las regiones con más casos acumulados en el país, mientras que los otros cinco departamentos han dado entre uno y tres feminicidios.

Fajardo detalló que entre los hechos más recientes está el hallazgo del cuerpo de una mujer de entre 50 a 60 años en un mercado de Oruro, con un golpe en la cabeza, y el caso de otra mujer hallada sin vida en un pueblo de Cochabamba en el que se cree que el dueño de la casa donde habitaba es el posible agresor.

Otro suceso es el que se reportó esta mañana en un motel de Santa Cruz que corresponde a una mujer que recibió diecisiete puñaladas de su pareja, que finalmente fue capturado y puesto bajo arresto, indicó.

El funcionario también hizo el recuento de los infanticidios, que de enero hasta mayo suman once, y la mayoría de ellos se produjeron en el departamento de Chuquisaca, al sudeste del país.

Los reportes de estos hechos se mantienen tras la conmoción que hubo el último fin de semana de abril cuando se registraron tres decesos a causa de la violencia machista en casos distintos y en los que las víctimas eran una adolescente, una anciana y una mujer de 25 años.

Sin embargo, este último hecho causó una indignación mayor porque el agresor buscó justificar su proceder explicando en una nota póstuma que su pareja «le falló» y que «las mujeres deben obedecer a los hombres».

Días después, la Policía encontró el cuerpo del agresor sin vida en la habitación de un alojamiento y con una nota en la que pedía perdón y se arrepentía por lo que había hecho.

Los recurrentes casos de feminicidios en Bolivia han llevado a las autoridades del país a recoger de la sociedad las sugerencias para luego promover una reforma a la ley que busca proteger a las mujeres de hechos de violencia, promulgada en marzo de 2013, que debe ser tratada por el Parlamento.

Bolivia está entre los países con mayores casos de violencia contra las mujeres en Suramérica y en la gestión pasada reportó 113 decesos a causa de hechos de violencia machista.