El nuevo coronavirus no da tregua en América Latina donde ha dejado más de 82.000 muertos y más de 1,7 millones de infectados. Chile se convirtió el martes en uno de los focos mundiales de la pandemia.