La Cruz Roja Boliviana, en los actos protocolares que se realizó en Plaza Murillo, entregó al menos 1.000 barbijos entre los asistentes que no contaban con ese implemento para evitar la propagación del COVID-19.

«En esta ocasión especial, se controló el uso racional de barbijos quirúrgicos», afirmó Reynaldo Ayala, quien dirigió a los voluntarios de esta institución en el control y distribución de barbijos en inmediaciones de la plaza Murillo.

En coordinación con el Ministerio de Salud, se llevó a cabo en jornada dominical el control de bioseguridad a las personas que asistieron a estos actos de jura del presidente electo, Luis Arce Catacora y el vicepresidente, apuntó.

«En el recorrido sostenido de los voluntarios de la Cruz Roja se entregaron entre 900 y 1.000 barbijos a las personas que, por descuido, no utilizaban esta medida de protección», reiteró Ayala.