El Ejército mexicano admitió este viernes que hubo «precipitación» en el operativo para capturar a Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante Joaquín «el Chapo» Guzmán y quien es pedido en extradición por EE.UU, en un hecho que desató horas de tiroteos y bloqueos en la ciudad de Culiacán (noroeste).

«En el afán de obtener un resultado positivo. (El comando) actuó de manera precipitada con deficiente planeación y falta de previsión sobre las consecuencia», dijo el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, en conferencia de prensa tras la reunión en Culiacán del Gabinete de Seguridad.

Agencia EFE