El Alcalde Luis Revilla solicitó al presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, postergar las elecciones subnacionales debido al riesgo de mayor contagio de COVID-19 en las semanas previas y posteriores a la jornada electoral.

Mediante una carta, el burgomaestre sugiere encarar el proceso electoral en cuanto el Gobierno nacional vacune masivamente a la población. La nota remitida se basa en la recomendación de un informe que elaboró la Secretaría Municipal de Salud Integral y Deportes (SMSIyD), que proyecta la meseta de la segunda ola de la pandemia para los últimos días de febrero e inicios de marzo.

“Las conclusiones del informe sobre el estado de situación del COVID-19 en el Municipio de La Paz (el cual adjunto a la presente) establecen que las semanas previas y posteriores a las elecciones subnacionales serán las más críticas de esta segunda ola de contagios, situación que puede agudizarse por la mayor concentración y aglomeración de personas”, señala en parte la misiva remitida al despacho de Romero.

En su nota, Revilla advierte que este escenario muestra la probabilidad de un incremento de casos moderados y graves que podría afectar al sistema de salud de La Paz e incremento de fallecidos.

La propuesta de postergacion es “hasta que el Gobierno del Estado Plurinacional ejecute la estrategia de vacunación anunciada en medios de prensa y se establezca el procedimiento operativo para lograr la inmunización con el objetivo de resguardar la salud y la vida de nuestra población”. Luego agrega: “pudiendo ser la jornada electoral una oportunidad para la vacunación masiva con la respectiva planificación y una vez que el índice de contagios se haya reducido”.

Salvador Romero ratificó ayer el 7 de marzo como la fecha para los comicios subnacionales, dijo que se asumen medidas de bioseguridad para la jornada electoral; en tanto, ayer en Bolivia se sumaron 2.127 nuevos contagios.

El informe edil que envió Revilla al TSE refiere que las primeras semanas epidemiológicas de 2021 se caracterizaron por un incremento exponencial de los casos positivos, “así como el colapso hospitalario en salas de emergencia, salas de internación y en las unidades de terapia intensiva”. En esa línea, lo atribuye al descuido de la población en el uso de las medidas de bioseguridad.

Según el informe del Sedes, el incremento sostenido en cincos semanas demuestra que La Paz está en plena fase 4 de la pandemia y que “el pico de la segunda ola podría llegar a mediados de febrero. La primera semana de marzo se tendría el inicio de la meseta según las proyecciones presentadas”.

El estudio refleja que la tasa de letalidad global se mantuvo en 3.0% y la de recuperación disminuyó de 76,7 a 72,7%”. En cuanto a la ocupación de camas hospitalarias, en la semana 3 se vio un incremento del 9% y el promedio de camas de terapia intermedia e intensiva ocupadas es de 12% (53 camas). Esto “se traduce en que los casos activos de la enfermedad aún se encuentran en alta incidencia”.

En base a este análisis se da a conocer que “hay más personas infectadas que las que se han reportado”. Asimismo, menciona que la velocidad de contagio es mayor que el que se produjo en la primera ola y el grupo etáreo más afectado es el “comprendido entre los 20 a 59 años de edad”.

Por otro lado, la tasa de recuperación es del 70% con una demanda de tiempo de hospitalización de 21 días promedio. Finalmente, en función a la proyección realizada, el incremento de nuevos contagios se podría “mantener por un periodo de 1 a 3 semanas, llegando a la meseta entre mediados de febrero y principios de marzo”, sostiene el reporte.

Fuente: Agencia Municipal de Noticias