Comercios cerrados y calles vacías fueron imágenes frencuentes este domingo en España, primer día del estado de alarma decretado por el Gobierno, que impuso fuertes restricciones de movimiento de la población y de apertura de establecimientos para contener la pandemia de coronavirus.

El número de fallecidos aumentó más del doble entre ayer y hoy, hasta llegar a 288. Los casos positivos crecieron un 34 %, hasta los 7.753, con 517 altas médicas, según datos del Ministerio de Sanidad.

Agencia EFE