El Gobierno de Luis Arce destacó este martes la recuperación de la economía boliviana que se advierte, según las autoridades, en mejores porcentajes en el Índice Global de la Actividad Económica (IGAE), el comercio exterior y el empleo registradas en los primeros cuatro meses de 2021 con respecto al año anterior.

«La economía va recuperando gradualmente, se están mostrando signos en la actividad económica, en el mercado laboral y en la demanda externa», sostuvo en una rueda de prensa en La Paz el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro.

Montenegro recordó que en el primer semestre de 2020, la actividad económica cayó a -11,1 % y que la pasada gestión cerró con una variación negativa de -8 %, mientras que a abril de este año el IGAE acumulado es de 5,3 %, impulsado por la minería, construcción, hidrocarburos e industria manufacturera.

Por contra, han tenido una variación negativa los servicios de la administración pública y servicios financieros, indicó.

Entre enero y abril también se registró una balanza comercial positiva de 453 millones de dólares, frente a los 28 millones reportados en similar periodo de 2020 y el saldo negativo de -554 millones de 2019, según el ministro.

Las exportaciones bolivianas alcanzaron un valor de 3.096 millones de dólares, un 34 % más que los 2.311 millones registrados en los primeros cuatro meses de 2020.

Montenegro también resaltó la recuperación de las importaciones, que pasaron de 2.282 millones de dólares a 2.643 millones, con un incremento de 15,8 %.

El ministro reconoció que en los últimos años hubo un descenso en la balanza comercial con «varias gestiones con números negativos», por lo que los resultados en lo que va de año son alentadores.

Los sectores con un mejor comportamiento son la minería, industria manufacturera, extracción de hidrocarburos y ganadería.

EMPLEO Y PANDEMIA

La tasa de desempleo abierto urbano descendió del más de 11 % registrado en julio de 2020 a un 8,2 % en diciembre, aunque en enero volvió a subir a 9,2 %, indicó Montenegro.

No obstante, el indicador ha ido en descenso hasta llegar al 7,6 % en abril pasado, lo que muestra un mayor dinamismo de la economía nacional, sobre todo en el sector de la construcción, explicó.

Según Montenegro, a abril de 2020 había 3,2 millones de personas ocupadas y ahora son 3,9 millones, lo que significa que unas 800.000 se incorporaron al mercado laboral, «con un descenso importante de la población desocupada».

La autoridad sostuvo que estos tres frentes, el IGAE, el comercio exterior y el empleo, muestran «que hay una recuperación de la economía nacional».

A su juicio, el país se encuentra en un «escenario de recuperación progresivo, no exitista, pero importante» que se irá consolidando en tanto la pandemia de la covid-19 no se agudice y no obligue a que las regiones tomen medidas como los confinamientos que «tienen su impacto económico».

Montenegro expresó su deseo de que haya una coordinación entre el Gobierno nacional y los subregionales para evitar las «cuarentenas rígidas» u otras medidas que «vayan a ir socavando la economía nacional».

El Gobierno de Arce ha mostrado siempre su rechazo a las cuarentenas rígidas como la que estableció el Ejecutivo transitorio de Jeanine Áñez en 2020 cuando surgió la pandemia.

Desde principios de mayo el país atraviesa la tercera ola de contagios con reportes que han superado los 2.000 casos diarios y un récord de más de 3.000 el pasado viernes, además de nuevos episodios de hospitales colapsados, escasez de oxígeno y medicamentos mientras avanza con algunas dificultares el plan gubernamental de vacunación.

Bolivia acumula 14.024 muertes y 352.170 contagios desde marzo de 2020.