Inicialmente, se trató al escritor y profesor de su adicción a los tranquilizantes en varios hospitales de Estados Unidos pero todas las intentonas fracasaron

El profesor canadiense y gurú de la autoayuda Jordan Peterson se está recuperando en Rusia de una adicción a los tranquilizantes, ha dicho su hija y recoge «The Times». El escritor es una popular figura de la derecha conocido por sus enfrentamientos sobre «corrección política» o «feminismo».

En un video en YouTube, Mikhaila Peterson dijo que su padre comenzó a tomar benzodiacepinas hace años después de una «reacción autoinmune extremadamente severa a los alimentos». Después de que a su esposa se le diagnosticara cáncer de riñón terminal en abril pasado, su dosis aumentó provocándole una gran dependencia física a la droga.

Los síntomas de abstinencia de las benzodiazepinas, como Xanax y Valium pueden incluir vómitos, ataques de pánico, insomnio y convulsiones fatales, una sensación de inquietud constante, que Peterson dijo que había llevado a su padre a pensar en el suicidio.

La hija explicó que el autor sufría de una «inquietud interminable e irresistible que rayaba en el pánico y una incapacidad para quedarse quieto. Y eso le hizo suicida». Al parecer, se intentó tratar a Peterson en numerosos hospitales de América del Norte pero fracasaron, así que han buscado un programa de desintoxicación de «emergencia» en Rusia.

«La decisión de llevarlo a Rusia se tomó con extrema desesperación, cuando no pudimos encontrar una mejor opción», dijo. «La incertidumbre en torno a su recuperación ha sido una de las experiencias más difíciles y aterradoras que hemos tenido», ha añadido.

El profesor de psicología de la Universidad de Toronto tiene más de 2.5 millones de seguidores en YouTube y es autor del libro de 2018 «12 Reglas para la vida: un antídoto contra el caos».

Publicada en ABC