El subgobernador del municipio de El Puente, Bartolomé López, informó el viernes que se reactivó la planta procesadora de té de manzanilla, ubicada en el distrito de Iscayachi, zona alta del departamento de Tarija.

«Ellos ya tienen todos los registros de salubridad y permisos, así que ahora ellos ya empiezan a producir. Hemos apoyado con 50.000 bolivianos para insumos como envolturas, empaquetados, en eso les estamos apoyando. Para la próxima gestión aportaremos unos 30.000, con eso ellos van a ser sostenibles para sacar el producto al mercado», informó a la ABI.

Explicó que la planta cuenta con maquinaria para poder producir té, cuya materia prima proviene de la zona de Iscayachi y está generando expectativa en más de 300 familias productoras de manzanillas.

«Lo que debe hacer el estado ahora es convertir en política pública toda la cadena productiva; la producción, transformación y comercialización, nosotros ya iniciamos y vamos a seguir apoyando para que esos productos salgan al mercado», agregó.

Añadió que la factoría ya tiene contrato firmado con la Gobernación de Tarija para entregar el primer trimestre del 2021 unos 16.000 paquetes de té.

Según López, La planta procesadora fue construida en la gestión del expresidente Evo Morales con una inversión de cerca de 2 millones de bolivianos, pero estuvo paralizada por algunos años por falta de logística para que empiece a producir.

«La fábrica es asociativa, de la asociación de manzanilleros de la zona», explicó.