La condena de hoy del Tribunal Supremo italiano, que confirma la cadena perpetua a catorce militares de Bolivia, Chile, Uruguay y Perú, supone el punto y final a una búsqueda de justicia que arrancó en 1998, tras las denuncias de los familiares.

El juicio Cóndor en Italia, más de dos décadas en busca de justicia

El Tribunal Supremo de Italia confirmó hoy las cadenas perpetuas a 14 militares y represores de Chile y Uruguay acusados de la muerte de ciudadanos italianos en el Plan Cóndor, el plan represivo en Latinoamérica en las décadas de 1970 y 1980.

La Alta Corte, siguiendo la petición de la Fiscalía, revalidó la sentencia de julio de 2019 del Tribunal de Apelación de Roma, en segundo grado, contra 24 represores, aunque la lista de imputados ha disminuido tras la muerte de varios de ellos.

Entre los condenados está el militar uruguayo Jorge Néstor Troccoli, de 74 años, el único que se personó en el juicio debido a que vive en Italia tras escapar de la justicia de su país en 2007, si bien este viernes no acudió a la audiencia.

El Supremo italiano, llamado a poner punto y final a este proceso que ha durado más de veinte años, tras la investigación abierta en 1998, se tomó ayer un día más antes de pronunciarse sobre este juicio de alto valor simbólico, pues las condenas son en contumacia, sin personarse.

En la vista de ayer los imputados ascendían a veinte, si bien se constató la muerte de tres acusados y se pidió esclarecer la situación de otros tres peruanos: el expresidente Francisco Morales Bermúdez y los militares Germán Ruiz Figueroa y Martín Martínez Garay.

Por esa razón, el Supremo solo se ha pronunciado sobre el caso de once represores uruguayos y tres chilenos, todos ellos menos Troccoli condenados en contumacia.

El caso de los tres imputados peruanos será estudiado en otro proceso ante el Supremo italiano.

Todos están condenados o imputados por la desaparición de una veintena de italo-latinoamericanos, activistas de izquierdas y disidentes, en el Plan Cóndor, la represión coordinada entre las dictaduras de América Latina en las décadas de 1970 y 1980.

Los tres chilenos condenados son Pedro Espinoza, miembro de la policía secreta de Pinochet; el militar Daniel Aguirre Mora y el que fuera funcionario de la Policía de Investigaciones, Carlos Luco Astroz. También estaba el exintendente Hernán Ramírez, pero ya murió.

Los uruguayos son Troccoli, José Ricardo Arab Fernández, Juan Carlos Larcebeau Aguirregaray, Pedro Antonio Mato Narbondo, Ricardo José Medina Blanco, Ernesto Abelino Ramas Pereira, José Sande Lima, Jorge Alberto Silveira Quesada, Ernesto Soca, Gilberto Vázquez Bissio y Juan Carlos Blanco.

Los exmilitares Luis Alfredo Maurente Mata y José Horacio «Nino» Gavazzo también han muerto.

Lo mismo ha ocurrido con otros dos imputados bolivianos, el expresidente Luis García Meza Tejada y su ministro del Interior, Luis Arce Gómez.

Hace una semana se supo que Italia había ratificado la cadena perpetua a tres exmilitares chilenos que no habían presentado un recurso. Son el coronel Rafael Ahumada Valderrama, el suboficial Orlando Moreno Vásquez y el brigadier Manuel Vásquez Chauan.

Estas son las principales etapas del Proceso Cóndor en Italia:

1998. El dictador chileno Augusto Pinochet es detenido en Londres por orden del juez español Baltasar Garzón y el fiscal de Roma Giancarlo Capaldo abre su investigación sobre posibles víctimas italianas en la represión en América Latina.

1999. La Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos (FEDEFAM) celebra su congreso en Mar de Plata y se entera de que Italia investiga esos hechos.

1999. Las madres y esposas de algunos desaparecidos denuncian sus casos en el consulado italiano de Buenos Aires. Son las primeras historias que llegan a la mesa de Capaldo. Fueron la viuda de Juan José Montiglio, Rina Belvederessi; la de Omar Venturelli, Frasia Cea; la madre de Juan Maino, Filma Canales, y la de Pablo Recagno, Luz Ibarburu.

2006: Capaldo cierra su investigación y ordena la detención de 146 jerarcas y militares Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay; en primer lugar Pinochet, que moriría en diciembre de ese mismo año.

2006-2013: El fiscal italiano no logra recibir a tiempo la autorización a proceder contra los militares brasileños y Argentina, que entonces celebraba su propio juicio, tampoco lo permitió.

2007: El italo-uruguayo Jorge Néstor Troccoli, uno de los acusados por sus supuestos crímenes como comandante del cuerpo de Fusileros Navales (FUSNA), servicios secretos, escapa de la justicia de su país y llega a Italia valiéndose de su doble nacionalidad. Es el único imputado presente físicamente en el juicio de Roma.

2013: El juez romano Alessandro Arcuri instruye la fase preliminar del Proceso Cóndor en Italia. La lista de imputados pasa de 146 a 35 militares debido a la falta de permiso de Argentina y a la muerte de muchos de ellos, ya ancianos.

2014: El juez Arcuri manda a juicio a Troccoli y otros 31 acusados de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay.

2015: Se abre formalmente el juicio en primera instancia en el Tribunal de Roma, en el enorme aula búnker de la cárcel de Rebibbia para poder acoger a las partes, con decenas de abogados de los imputados, juzgados en rebeldía (excepto Troccoli).

2017: Llega la primera sentencia. El Tribunal de Roma emite ocho cadenas perpetuas y 19 absoluciones, entre estas la de Troccoli. Los condenados son el dictador boliviano Luis García Meza, su ministro del Interior, Luis Arce Gómez; el expresidente peruano Francisco Morales Bermúdez, su ministro de Interior, Pedro Richter Prada y el comandante Germán Vázquez Figueroa; los militares chilenos Hernán Jerónimo Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama, y el excanciller uruguayo Juan Carlos Blanco.

2017: Las familias consideran el fallo insuficiente y recurren.

2018: Los fiscales romanos Francesco Mollace y Tiziana Cugini recaban nuevas pruebas para el recurso. En abril de ese año muere el expresidente boliviano García Meza.

2019: En julio el Tribunal de Apelación de Roma modifica la sentencia de primer grado y condena a cadena perpetua a todos los imputados, 24, entre estos Troccoli. Unos días después, Italia prohibió la salida del país a Troccoli, entonces de 71 años, retirándole el pasaporte.

2021: El Tribunal Supremo confirma las cadenas perpetuas a 14 militares y jerarcas de Chile y Uruguay siguiendo la petición de la Fiscalía y revalidando la sentencia del Tribunal de Apelación de Roma, aunque la lista de imputados se redujo tras la muerte de varios de ellos.