Las 12 empresas del sector de la industria láctea de Bolivia conformarán el nuevo núcleo sectorial organizado por CAINCO.

El principal objetivo de este nuevo núcleo es desarrollar el mercado de los lácteos en Bolivia e incrementar su consumo con alto contenido nutricional.

La industria láctea es una de las cadenas productivas más extensas que se tiene en Bolivia y su impacto en la economía es muy importante.

 

Empresarios de la industria de alimentos lácteos de todo el territorio nacional sostuvieron este jueves 12 de diciembre su primera reunión como núcleo sectorial especializado para trabajar de forma articulada con el respaldo de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (CAINCO).

Fernando Hurtado, presidente de esta entidad gremial, señaló que todos los sectores de la economía tienen en CAINCO un aliado estratégico que brinda toda su experiencia para apoyar su crecimiento y en esta oportunidad específicamente a la industria láctea.

Este núcleo que acaba de iniciar labores se conforma ante la necesidad de incrementar el consumo de lácteos en el país, con alto contenido nutricional, y ante la indiscutible importancia de esta industria que tiene alrededor del mundo a aproximadamente 150 millones de hogares dedicados a la producción de leche.

“Es histórica la reunión que acabamos de tener porque hemos concentrado a las 12 industrias lácteas de toda Bolivia”, señaló al respecto Daniel Aguilar, gerente general de PIL.

El principal objetivo de este núcleo empresarial es el de desarrollar el mercado de consumo de lácteos en Bolivia, a través de la mejora en la calidad de la materia prima y el portafolio de productos con alto contenido nutricional, además de lograr un crecimiento sostenible junto al sector agropecuario.

De acuerdo a información de la Federación Panamericana de Lechería (FEPALE), Bolivia es uno de los países de América Latina y el Caribe con menor consumo aparente promedio de productos lácteos, menor incluso al rango de consumo mínimo recomendado. Por ello, este núcleo de la industria láctea trabajará para generar las políticas necesarias que permitan incrementar el consumo de la leche y sus derivados.

“La industria láctea es una de las cadenas productivas más extensas que se tiene en Bolivia. El impacto de ésta en nuestra economía es muy importante. Y si a esto sumamos que el rol de la industria láctea tiene un componente nutricional importante, el impacto no solo es económico, sino que también impacta al desarrollo, a la salud y al crecimiento de la población”, sostuvo Aguilar.

Esta industria cobra gran importancia en Bolivia, toda vez que es un sector que contribuye a la economía de las familias al ser una fuente importante de ingresos para los pequeños productores. En la mayoría de los países en vías de desarrollo, la producción lechera está en manos de los agricultores y constituye un medio de vida que contribuye a la seguridad alimentaria y a la nutrición de los hogares.