La tasa de desocupación laboral urbana en el país mostró una leve mejora en octubre con el 8.7% respecto al 10%, reportado en septiembre, según los resultados de la Encuesta Continua de Empleo (ECE) difundido, por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

En octubre, el número de desempleados sumaban 354.000 -6% de la Población Económicamente Activa (PEA)-, de los cuales, 164.000 fueron afectados por la pandemia del COVID-19.

«El problema del mercado laboral no es solo la población desocupada, que aumenta producto de la cuarentena, y de los problemas económicos, sino también de la población inactiva que ha decidido, por alguna razón, no trabajar», puntualizó el director ejecutivo del INE, Humberto Arandia.

Días atrás, la ministra de Trabajo, Verónica Navia, aseguró que la tasa de desempleo a nivel nacional es mayor al 11%, cuando el 2020 está por finalizar, y que la pandemia del COVID-19 influyó en esta situación; pero también fue determinante la mala administración de la anterior gestión de gobierno.

Navia indicó que a inicios del 2020, la tasa de desempleo era del 5.8%, según datos del INE, y en el transcurso del año este porcentaje debió bajar.

Las cifras del INE señalan que cerca de 190.000 personas también se vieron laboralmente afectadas, debido a las restricciones de la emergencia sanitaria.

Según la ECE, el 8.2% de trabajadores comprendidos entre 18 y 23 años fueron afectados por las restricciones que impuso la pandemia.

«La tasa de desocupación de jóvenes pasó del 10,2 % hasta un 19.8% (…); la brecha de desempleo para jóvenes llega al 9.1%. Tenemos 154.000 jóvenes que, producto de las malas política económicas y la aplicación de la cuarentena del COVID-19, se quedaron sin empleo», destacó Arandia.

En tanto, la tasa de desocupación para el resto de rangos de edad llega al 10.7%, según los mismos datos del INE, por lo que sugirió encaminar políticas de recuperación para esta población.