Es de valientes levantarte en la mañana y decidir enfrentar el mundo con una sonrisa, a pesar del dolor que llevás dentro.

Es de valientes elegir ser vos mismo, rechazar los moldes y los ideales de «persona exitosa» que no encajan con los tuyos.

Es de valientes seguir amando, seguir abriendo tu corazón y compartiendo tu alma, a pesar de que el cuerpo tiemble un poco cuando debe empezar se da cuenta que desde Es de valientes soñar, y creer, y cero. confiar.

Es de valientes decidir vivir una vida en la que te preguntés constantemente si estás despierto o soñando.

Es de valientes encontrar belleza en tu propio caos.

Es de valientes reconocer tus virtudes con orgullo.

Es de valientes tomar la decisión, cada día, de que hoy también será un buen día y que estás dispuesto a llevarte todo lo malo por delante, porque viniste acá a ser feliz.

Es de valientes.

Sos valiente.