La red social más usada del mundo, Facebook, cerró su ejercicio fiscal 2020 con unos beneficios de 29.246 millones de dólares, lo que supone un 58 % más que el año pasado, impulsado por la gran inversión en publicidad digital vivida durante el año de la covid-19.

Así, los ingresos de Facebook durante los pasados doce meses se dispararon un 22 % hasta los 85.965 millones de dólares, casi la totalidad de los cuales (un 98 %) correspondieron a la venta de espacios publicitarios en internet y servicios relacionados con esta actividad.

Las acciones de la compañía que dirige Mark Zuckerberg reportaron a sus tenedores durante el pasado año 10,09 dólares por título, frente a los 6,43 del ejercicio anterior.

La red social sigue aumentando su base de internautas a nivel global, y los usuarios diarios activos -es decir, aquellos que se conectan por lo menos una vez al día- alcanzó en diciembre de 2020 las 1.840 millones de personas (un 11 % más interanual).

Los usuarios mensuales activos, es decir, quienes se conectan por lo menos una vez al mes, llegaron por su parte a los 2.800 millones (un 12 % más), lo que implica que más de un tercio de la humanidad está conectada a Facebook.

La empresa con sede en Menlo Park (California, EE.UU.), que también es propietaria de otras aplicaciones populares como Instagram y WhatsApp, se ha beneficiado durante el año de la pandemia de la tendencia a pasar más tiempo en casa, navegando y comprando por internet, igual que otras grandes tecnológicas.

«Tuvimos un fin de año fuerte gracias a que las personas y las empresas siguieron usando nuestros servicios en estos tiempos difíciles. Estoy ilusionado de cara a un 2021 en que construiremos nuevas maneras de crear oportunidades económicas, formar comunidades y ayudar a la gente a pasarlo bien», indicó al presentar las cuentas el consejero delegado y cofundador de la empresa, Mark Zuckerberg.

Los buenos números de Facebook no despertaron un entusiasmo excesivo en Wall Street, donde las acciones de la compañía subían un tímido 0,21 % hasta los 272,94 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los parqués neoyorquinos.