Autoridades de la Caja Nacional de Salud (CNS) y la Policía Boliviana acordaron, en una reunión, mejorar la atención y protección de los uniformados frente a la nueva oleada del COVID-19.

Como parte de ese acuerdo, el Comando de la Policía de La Paz habilitará espacios de aislamiento para prevenir mayores contagios de coronavirus en filas de la institución del orden y en sus familias.

«La Policía Boliviana solicitará y gestionará centros de aislamiento, para tal efecto, la Policía busca un bien inmueble y la CNS dotará de recursos humanos para su implementación en el marco de la norma legal vigente», señala un boletín del Ministerio de Gobierno.

De acuerdo a las conclusiones a las que llegaron la CNS y la Policía Boliviana, se implementarán consultorios a nivel nacional para la atención de funcionarios policiales y beneficiarios.

Además, en La Paz se dotará de una ambulancia o vehículo policial mientras dure la pandemia para visitas domiciliares a los pacientes.

«El objetivo de la Policía Boliviana es garantizar, mantener y restablecer el orden interno, por lo que se encuentran en la primera línea de acción para evitar mayores contagios de COVID-19 y prevenir la expansión del virus», resaltó el boletín institucional.

Frente a la enfermedad, el Ministerio de Gobierno entregó a la Policía nueve equipos laboratoriales para detectar casos COVID-19, además de VIH/Sida, dengue, prostatitis, toxoplasma, marcadores tumorales de cáncer, hepatitis A-B-C, Chagas y otros.