El Ministerio Público de Bolivia inició una investigación en contra del exministro de Gobierno (Interior) Arturo Murillo y otras seis personas por la presunta desaparición de 400 kilos de cocaína en una incineración.

El director de la Fiscalía Especializada en Delitos de Narcotráfico, Medio Ambiente, Pérdida de Dominio, Financiamiento al Terrorismo y Legitimación de Ganancias Ilícitas, Moisés Palma, informó este lunes que se abrió de oficio una investigación en contra del exministro del Gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

La investigación se abrió en contra de siete personas, sin dar detalles de los otros investigados, por los presuntos delitos de alteración o sustitución de sustancias controladas, explicó Palma.

«La sanción recae en contra de la persona que haya ordenado o haya alterado», indicó Palma.

La investigación se abrió a raíz de un decomiso de droga que se realizó el año pasado, cuando Murillo era ministro, en el que declaró que se confiscó una tonelada y media de cocaína que estaba escondido en 60 «horcones» de madera que tenía como destino final Bélgica.

El momento de la destrucción de esta droga en enero de este año observaron que 18 de los 60 horcones de madera estaban vacíos, según señaló Palma.

Ante esta situación se incineró una tonelada y cuatro kilos de cocaína, por lo que faltaban 400 kilos.

Esta situación también fue reportada por el representante de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (Unodc, por sus siglas en inglés), Thierry Rostan, en el informe de validación de información sobre la destrucción de drogas ilegales incautadas en Bolivia en 2020.

El exministro Murillo no se encuentra en el país desde la investidura del presidente Luis Arce en noviembre del año pasado y, según fuentes policiales, está en Estados Unidos.

En contra de Murillo se abrieron procesos judiciales por la compra con un supuesto sobreprecio de gases lacrimógenos y la quema de la libreta de servicio militar del expresidente Evo Morales e incluso se emitieron órdenes de aprehensión.