La Fiscalía Departamental de Santa Cruz eximió de culpa a exvocales del Tribunal Electoral Departamental (TED), entre ellos, la expresidenta y el exvicepresidente de esa instancia Sandra Kettels y Eulogio Núñez, respectivamente, mediante una resolución de sobreseimiento que establece que “no existieron los hechos que se les atribuye a los denunciados”, en alusión a delitos electorales supuestamente cometidos en los comicios generales de 2019.

Con el sobreseimiento también se beneficiaron los exvocales Ramiro Vall y Gober López, el exdirector del Servicio de Registro Cívico (Sereci), Jhoseph Pinaya, y los exfuncionarios públicos de esa instancia, Saúl Vargas y Miguel Ángel Vargas.

“De los antecedentes cursantes en el cuaderno de investigaciones (…) informes a solicitudes de pericias y respuestas a requerimientos fiscales se llega a determinar que no existieron los hechos que se les atribuye a los denunciados (…) Por tanto: Los suscritos fiscales de materia disponen resolución fundamentada y motivada de sobreseimiento”, señala la parte resolutiva del documento firmado por los fiscales Javier Cordero y Mirtha Mejía.

Según el documento, la denuncia se realizó de oficio contra los entonces vocales de los tribunales departamentales, tras el “informe emitido por la OEA (Organización de Estados Americanos) sobre el informe preliminar de auditores del proceso electoral de Bolivia”.

En declaraciones pasadas, el ministro de Justicia, Iván Lima, afirmó que en Bolivia no hubo fraude electoral en los comicios registrados en octubre de 2019, sino una distorsión de la realidad propiciada por la OEA y respaldada por una serie de actores en el país para la consolidación del golpe de Estado.

“Estos sobreseimientos que se están dando en la Fiscalía van a marcar una línea de acumulación de pruebas para establecer con claridad que Luis Almagro y la OEA han sido parte del golpe de Estado en el país”, consideró.