Los barcos remolcadores no han podido desencallar por completo el portacontenedores «Ever Given», que bloquea el canal de Suez desde el pasado martes, en un nuevo intento al mediodía del lunes después de haber conseguido mover la popa de la enorme embarcación durante la madrugada.

La Autoridad del Canal de Suez había anunciado que se realizarían nuevas maniobras a las 11.30 de la mañana hora local (09.30 GMT), cuando el nivel de la marea subiera hasta dos metros, hasta su punto más elevado.

Ahora, está previsto que se repita la operación a lo largo de la tarde del lunes cuando vuelva a subir la marea, que entre ayer y hoy se sitúa en su momento álgido debido a la Luna llena.

Estos intentos tienen lugar después de que el jefe de la Autoridad del Canal de Suez, Osama Rabie, confirmara a primera hora de hoy «el comienzo del reflote con éxito del barco ‘Ever Given’ después de que respondiera con éxito a las maniobras de arrastre y remolque» de la madrugada.

Rabie detalló que los barcos remolcadores habían logrado modificar la orientación del buque en un 80 % y alejarlo de la orilla del canal 102 metros, frente a los cuatro en los que se situaba antes.

Varios remolcadores participan en las labores: dos con una fuerza de 70 toneladas cada uno, que han tirado de la proa del «Ever Given» hacia el norte y otros dos, incluido el holandés APL «Guard» con 285 toneladas de fuerza, han tirado de la popa hacia el sur; mientras cuatro han empujado el casco desde los laterales de la nave.

El «Ever Given», de 400 metros de eslora y 224.000 toneladas de capacidad de carga, quedó encallado en una orilla del canal y atravesado en el tramo sur, bloqueando el paso desde el mar Rojo al Mediterráneo y viceversa.

Esto ha generado un embotellamiento en esta vía marítima por la que pasa el 10 % del comercio mundial y donde este lunes hacían cola 367 embarcaciones, según la empresa especializada en servicios logísticos en canales y estrechos Leth Agencies.