El Gobierno promulgó el jueves el Decreto Supremo 4409 que permite a los prestatarios de la banca refinanciar y reprogramar el pago de créditos tras el diferimiento aplicado este año por efectos de la pandemia COVID-19, además elimina intereses adicionales a cuotas retrasadas.

En una conferencia de prensa, el ministro de Economía y Finanzas Publicas, Marcelo Montenegro, afirmó que esa norma dará certidumbre a la población, tomando en cuenta que el diferimiento en el pago de créditos termina el 31 de diciembre.

«Nosotros ya hemos sacado un Decreto Supremo en el que hemos establecido que el sistema financiero va a reactivar este tema de los créditos diferidos a través de la reprogramación de los mismos y también el refinanciamiento», dijo.

Montenegro indicó que las cuotas diferidas serán trasladadas al final del plan de pagos de cada prestatario.

«En ningún caso las cuotas van a ser superiores a lo pactado, podrían ser menores si hay una reprogramación de por medio», apuntó.

El Ministro de Economía añadió que a partir de la fecha las entidades financieras pueden citar a sus prestatarios para concertar la posibilidad de reprogramar y refinanciar sus créditos.

Puntualizó que la reprogramación, de acuerdo a la norma, tiene un límite máximo de cinco años y debe reconsiderarse el «flujo de caja futuro».

«Personas que tiene actividades productivas, micro productores van a poder refinanciar y eso les va a ayudar a volver a movilizar sus recursos y capital de trabajo, y van a poder generar la actividad económica que anteriormente tenían antes de la pandemia», agregó.

Por otro lado, Montenegro explicó que el DS 4409 establece la eliminación de los intereses adicionales generados por el retraso de pago de cuotas.

«Los montos que se estaban computando como intereses adicionales se suspenden y no se van a cobrar porque no es correcto, ha habido una mala aplicación del diferimiento porque la ley fue escrita con la idea de que las cuotas, tanto de capital e intereses, queden congeladas y no surta ningún interés extraordinario o adicional», señaló.

El Ministro de Economía lamentó que el gobierno de facto de Jeanine Áñez y la Autoridad de Supervisión el Sistema Financiero (ASFI) hayan hecho una mala aplicación de la Ley de diferimiento de pago de créditos.

Además, informó que se aprobó otro decreto para ajustar los límites establecidos para los créditos productivos y de vivienda social.

«Estamos corrigiendo de manera anticipada, ya tenemos todo este mes para que las entidades financieras establezcan sus cronogramas de visitas (de prestatarios) para entrar en esta evaluación», apuntó Montenegro.