La Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) y la Confederación Nacional de Panificadores Artesanos de Bolivia (Conapaabol), suscribieron este lunes un convenio para abastecer de harina de trigo subvencionada a ese sector con el fin de mantener estable el precio del pan de batalla en el país.

El ministro de Desarrollo Productivo, Néstor Huanca, el gerente de Emapa, Richard Rojas, y el presidente de la Confederación de Panificadores, Juan Cachicatari, firmaron ese acuerdo que garantiza el abastecimiento del pan de batalla de 60 gramos a un precio de Bs 0,50 la unidad en las ciudades de La Paz y El Alto, y en las demás regiones del país a su costo actual.

«El convenio que hoy estamos firmando es para garantizar a las familias y al pueblo boliviano el precio justo del acceso a este producto importante. Hoy estamos estableciendo un convenio entre Emapa y la Conapaabol con el objeto de garantizar a la población boliviana el abastecimiento del pan de batalla a un peso justo», dijo el ministro Huanca.

La autoridad explicó que el acuerdo beneficiará a más de 1.900 panificadores del país que recibirán de Emapa la provisión de harina de trigo, tipo 000, a un precio justo para uso exclusivo de la elaboración del pan, quedando prohibida su reventa.

Por su parte, el presidente de Conapaabol aseguró que su sector garantizará la producción de pan y su distribución a un peso y precio justo a toda la población, toda vez que el Gobierno, a través de Emapa, comprometió la provisión de la harina al sector panificador.

«Como indicó nuestro hermano Ministro, con este convenio se trata de garantizar en la canasta familiar el alimento de primera necesidad que es el pan. La población puede estar segura de que no habrá ningún tipo de cambios mientras que este compromiso se cumpla a través de Emapa, en la provisión de harina a nivel nacional», subrayó.