La India administró durante las últimas 24 horas un récord de 4,3 millones de dosis contra el coronavirus, al tiempo que se imponía este martes en Nueva Delhi un toque de queda nocturno ante el aumento de casos, que en la última jornada en el país rozaron las 100.000 nuevas infecciones en plena segunda ola.

«En un logro clave en la lucha de la India contra la covid-19, más de 4,3 millones de vacunas fueron administradas en las últimas 24 horas. Se trata de la cobertura de vacunas más elevada en un solo día en el país», afirmó el Ministerio de Salud en un comunicado.

En total, la India ha administrado 83 millones de dosis de la fórmula de AstraZeneca, Covishield, o del laboratorio indio Bharat Biotech, productor del suero indígena Covaxin.

Esta inmunización requiere de dos dosis para completar el tratamiento, y hasta ahora solo 10,3 millones de personas han recibido la segunda vacuna.

El país asiático cuenta con una población de unos 1.300 millones de personas y las autoridades afirmaron que su objetivo es vacunar a 300 millones antes de mediados de año.

La India registró ayer un máximo histórico de 103.558 casos de coronavirus en 24 horas, superando los seis dígitos por primera vez desde el inicio de la pandemia mientras las infecciones aumentan rápidamente en el país asiático en el contexto de una segunda ola.

Este martes, las nuevas infecciones ascendieron a 96.982, según datos del Ministerio de Salud, elevando el número total de casos a 12,6 millones. La India es el tercer país del mundo con más casos en términos absolutos por detrás de Estados Unidos y Brasil.

Ante el rápido aumento de casos, el Gobierno de Nueva Delhi impuso este martes un toque de queda nocturno para limitar los desplazamientos y la expansión del virus en la capital.

La orden de las autoridades capitalinas limita los desplazamientos entre las diez de la noche y las cinco de la mañana hasta el próximo 30 de abril, excepto servicios considerados esenciales.

Las restricciones en Nueva Delhi se unen a las anunciadas el domingo por el estado occidental de Maharashtra, la región india que registra más casos por coronavirus, que incluyen también un toque de queda nocturno, confinamientos durante los fines de semana y el cierre de comercios considerados no esenciales.

El aumento de los casos de la covid-19 se produce esta vez de forma mucho más rápida que durante la primera ola y tras una relajación de los protocolos, con un menor uso de la mascarilla o la distancia social, ante un sentimiento general entre la población de que lo peor había pasado.