El juez del Juzgado Séptimo de Instrucción Cautelar, Rodrigo Buezo, determinó este sábado la detención preventiva por 180 días del médico Hans Bowles, acusado por el maltrato a su hijastro de once años y que había sido aprehendido en la víspera.

“Se ha dispuesto la detención preventiva por el término de seis meses en la cárcel pública de Palmasola para el señor Bowles”, indicó Buezo a los medios de comunicación.

La audiencia de medidas cautelares fue desarrollada en la clínica privada Ucebol, donde el acusado fue internado tras sufrir una crisis de ansiedad. Una evaluación médica determinó que el desmayo y convulsiones que tuvo Bowles fueron fingidos.

Al respecto, la fiscal Jhovana Castro explicó que el acusado se encontraba estable al momento de realizada la audiencia.

“Hemos traído al médico forense para que le haga una evaluación, él está estable por eso se ha procedido con la audiencia y ha sido dado de alta”, informó.

Agregó que el domingo por la tarde el menor de once años realizará una única declaración, para que posteriormente Bowles sea trasladado al centro penitenciario de la ciudad de Santa Cruz.

En las afueras de la clínica, un grupo de vecinos del condominio donde habita el menor junto a su familia, instaló una protesta exigiendo que el galeno sea encarcelado.

El médico fue imputado por el Ministerio Público por los delitos de violencia intrafamiliar y doméstica, luego de propinar una brutal golpiza a su hijastro de once años, dejándolo con siete días de incapacidad, según exámenes forenses.

Benjamín Bowles se entregó a la Policía el jueves por la noche luego de que se emitiera una orden de aprehensión en su contra. El viernes por la mañana, el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo reportó que Bowles tenía antecedentes de violencia intrafamiliar en 2018.