El papel democrático de los medios de comunicación y los espacios de diálogo e información con perspectiva de género es clave para la construcción de cohesión social en el que es transversal la participación de las mujeres.

En la primera jornada desarrollada este martes del foro «Mujer y prensa», organizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Bolivia y la Agencia EFE, se analizó la situación del periodismo con enfoque de género en los medios de comunicación.

DOBLE DISCRIMINACIÓN

Gabriela Alcón, viceministra de Comunicación, lamentó que en Bolivia las mujeres vivan la doble discriminación solo por el hecho de ser mujeres y ser indígenas.

Alcón recordó que la Ley 348, que protege a la mujer contra toda forma de violencia, es una conquista de las mujeres bolivianas y que pese a que aún falta mucho por hacer en el país, hay espacios en los que las «mujeres empoderadas construyen otro sentido común».

Sobre el rol de los medios de comunicación y la industria cultural, Alcón dijo que se trabaja para que haya un mayor compromiso y una corresponsabilidad para la difusión de campañas para prevenir la violencia contra las mujeres.

Bolivia está entre los países con mayores casos de violencia hacia las mujeres en Suramérica y en lo que va de este año se han reportado casi medio centenar de feminicidios.

La viceministra detalló que el Gobierno trabaja en el desarrollo de un «Comité de género» de los medios estatales, al que algunos medios privados ya han querido sumarse, con el que se espera generar una construcción de los mensajes y de la imagen que se transmiten en los medios con perspectiva de género.

AGENDA DE DESARROLLO

Para Luciana Mermet, representante del PNUD en Bolivia, es fundamental ver «cómo se construye democracia a través de los medios de comunicación y cómo los periodistas y las periodistas (…) tienen las herramientas y los niveles de empoderamiento necesarios para poder llevar a cabo esta función social que es tan relevante».

En ese marco, considera que el rol de las mujeres es fundamental y precisamente en muchas ocasiones se nota la «ausencia y la estereotipación en ciertos grupos sociales en las construcciones mediáticas».

«Para nosotros (PNUD) una llamada agenda de género, que sin duda es una agenda de desarrollo», no es viable «sin mujeres, sin la voz de las mujeres, sin la construcción de las mujeres. Puede ser una agenda transformacional» que «apueste por el cambio, la transformación social con las mujeres en el centro al igual como tradicionalmente hemos tenido a los hombres», concluyó Mermet.

EL PAPEL DE LOS MEDIOS

«El periodismo con enfoque de género no es una opción es una obligación», afirmó durante su intervención Soledad Álvarez, directora de Estrategia de la Agencia Efe.

Álvarez recordó que hace 25 años se aprobó la Declaración y Plataforma de Acción como hoja de ruta para la implementación de la igualdad de género y la protección y promoción de los derechos de la mujer, además, es una de las metas de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

«El periodismo sin enfoque de género es un periodismo incompleto. No se puede informar sin tener en cuenta a la mitad de la población del planeta y no se puede informar acerca de esa mitad de la población del planeta a base de mensajes, de tópicos y de estereotipos que históricamente se han construido desde una visión masculina», dijo.

También señaló que un periodismo verificado, riguroso, independiente «no puede presumir de ser garante de sociedades democráticas si silencia las aportaciones de las mujeres o las excluye».

Considera que el cambio debe tener «un carácter transversal», el enfoque de género debe «calar en el trabajo y la rutina de cada redacción y de cada periodista independientemente del tema», no es suficiente con solo «dedicar un espacio a temas relacionados con la visibilización de la mujer».

Soledad Álvarez recomienda dar un tratamiento igualitario a mujeres y hombres en las entrevistas y dejar de lado el lenguaje sexista.

Por su parte, Elizabeth Arrázola de la Asociación Nacional de Prensa de Bolivia, destacó que los medios y los periodistas tienen que ser conscientes que «en este mar de la desinformación en el mundo virtual solo aportaremos con un valioso grano de arena a mejorar el tratamiento noticioso» cuando se informa de la realidad y «de lo que pasa con las mujeres».

Arrázola afirmó que el Estado aún tiene muchos temas pendientes en materia de igual, discriminación y protección de las mujeres y de la sociedad en general.

«El tema de la mujer es nuestro país es muy complejo porque implica hablar de diferencias, de diversidades culturales, étnicas», dijo y recordó que en todos los países y en especial el Estado boliviano «debe plantearse que tiene problemas irreresueltos con las mujeres en temas de derechos».

El «Efe Fórum: Prensa y Mujer» tendrá mañana su segunda jornada en la que periodistas y expertas debatirán sobre la situación del periodismo con enfoque de género, la participación de las mujeres y las políticas en los medios de comunicación en esta materia.