Argentina registraba a finales del tercer trimestre del año una deuda externa bruta de 272.852 millones de dólares, lo que implica que el «stock» de deuda subió en 454 millones de dólares en relación al segundo trimestre, informaron este miércoles fuentes oficiales.

Según indicó en un informe el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), esta subida «es el resultado del aumento de deuda del Gobierno general en 1.147 millones de dólares» y del Banco Central, en 797 millones dólares.

De acuerdo a los datos oficiales, en el tercer trimestre el «stock» de deuda externa bruta total con títulos de deuda a valor nominal se redujo en 3.963 millones de dólares con respecto a igual período de 2019.

En tanto, el «stock» de deuda externa bruta total de Argentina pero medido a valor de mercado ascendía al finalizar el tercer trimestre a 216.869 millones de dólares, lo que implicaba una subida de 1.075 millones con respecto al segundo trimestre.

«La principal causa de este incremento se encuentra asociada a la recuperación en el valor de mercado de los títulos de deuda emitidos por el Gobierno general en 1.434 millones de dólares», señaló el Indec.

En términos interanuales, la deuda a valor de mercado se redujo en 1.556 millones de dólares, desde los 218.425 millones de dólares que se computaban a finales del tercer trimestre de 2019.

Al 30 de septiembre pasado, el 91,7 % de la deuda externa a valor nominal estaba nominada en moneda extranjera.

La mayor proporción, un 59,4 %, se encontraba nominada en dólares estadounidenses.

Tras casi cinco meses de duras negociaciones con poderosos fondos de inversión, Argentina logró a inicios de septiembre una adhesión del 93,55 % a su oferta de canje, lo que le permitió reestructurar bonos de ley extranjera por 63.375 millones de dólares.

Adicionalmente, logró un aval del 99,49 % a su oferta para reestructurar bonos en moneda extranjera pero de ley local por 41.714 millones de dólares.

Con ambas operaciones, Argentina no logró un recorte sustancial de su deuda, pero sí extender los vencimientos y reducir fuertemente la tasa de interés.

El país aun tiene pendiente cerrar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar deudas con ese organismo por unos 44.000 millones de dólares.