El anuncio hecho este lunes por el fabricante estadounidense Ford de cerrar las tres plantas de producción que actualmente tiene en Brasil ahonda aún más una crisis del sector automotriz en Suramérica, que ya se puso en evidencia con la pandemia.

La medida tomada por Ford se da, según la empresa, en el marco de una reestructuración de sus operaciones en Latinoamérica, que le va a suponer unos costos de 4.100 millones de dólares.

Es una noticia especialmente mala para Brasil, ya que los 5.000 empleados afectados por ese cierre, que se irá produciendo a lo largo de 2021, se sumarán a los 14 millones de brasileños que cerraron el 2020 sin trabajo tras un año signado por el impacto económico de la covid-19.

El anuncio hizo que el Gobierno del estado de Bahía, donde se sitúa una de las plantas en la zona de Camaçari, comunicara que busca posibles inversores en China para asumir su operación.

El Gobierno regional añadió que entró en contacto con la embajada de China para sondear posibles inversores con interés en asumir el negocio de Ford en la planta de Bahía, cuya producción será interrumpida «inmediatamente».

Esta crisis, acentuada por los cierres provocados por la pandemia, ha afectado de una u otra forma a la industria no solamente de Brasil, sino también la de Colombia, Argentina, Uruguay y Paraguay, países donde se producen o ensamblan automotores.

BRASIL: UN MOTOR QUE SE «HUNDE»

El pasado viernes, la Asociación Nacional de Vehículos Automotores (Anfavea) informó que Brasil produjo en 2020 un total de 2,014 millones de vehículos, lo que supone una reducción del 31,6 % respecto a 2019 debido a la crisis generada por la pandemia.

Esos datos confirman que Brasil experimentó un retroceso de 16 años en términos de producción.

«La industria hizo un gran esfuerzo para atender la demanda, trabajando los fines de semana y suspendiendo parte de las vacaciones colectivas, pero entra en 2021 con los estoques más bajos de su historia, suficientes apenas para 12 días de ventas», resaltó el presidente de Anfavea, Luiz Carlos de Moraes.

Según Anfavea, el sector registró, además, el año pasado el peor dato de exportaciones desde 2002, con un total de 324.330 unidades enviadas al exterior, lo que supone un 24,3 % menos que en 2019.

UNA PRODUCCIÓN ANUAL 38,5 % MENOR EN ARGENTINA

En medio de una recesión que sufre desde hace más de dos años la economía argentina, la producción de automóviles para venta en diferentes mercados decreció un 38,5 % en 2020 con respecto a 2019, de acuerdo con datos de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

La exportación de vehículos producidos en las diferentes plantas ubicadas en Argentina fue de 137.891 unidades en 2020, mientras que en 2019 llegó a 224.248.

El impacto de la pandemia también se nota en este rubro de la debilitada economía argentina.

«Obviamente el impacto en la actividad, sumado a la pandemia por la covid-19 fue significativo y al ver la serie histórica debemos retrotraernos a 2004 para encontrar los volúmenes que se registraron en producción, exportación y ventas», afirmó Daniel Herrero, dirigente de la Adefa.

Efectivamente 2004 había sido hasta la fecha el año de peor producción automotriz argentina, con 260.402 unidades, con un sector lastrado por la crisis económica desatada en 2001, conocida como la del «Corralito».

COLOMBIA CON UN MERCADO EN CAÍDA

Una de las cifras más graves en cuanto al mercado automotriz suramericano se ve en Colombia, pero en el otro lado de la cadena: la matriculación y venta.

Datos de la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible (Andemos) aseguran que «apenas» se registraron 188.655 matrículas, cifra que representa una caída del 28,5% frente a 2019.

En la interpretación de Andemos, «es uno de los descensos más pronunciados en América Latina y el Caribe, resultado de las fuertes restricciones por contener los contagios de la covid-19, y que están afectando seriamente la reactivación económica».

En el campo de la producción, según una la encuesta de Opinión Industrial Conjunta de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), para el mes de septiembre esta se había reducido interanualmente un 54,3 %.

FORD: ADIÓS BRASIL, HOLA URUGUAY

Mientras Ford le dice adiós a Brasil, se acerca a Uruguay.

En noviembre pasado se informó sobre el regreso después de 35 años de Ford a Uruguay, donde producirá en serie su modelo Transit para toda Suramérica, con una inversión que rondará los 50 millones de dólares.

Tras anunciarse ese retorno, el ministro de Industria uruguayo, Omar Paganini, aseguró que el país «tiene un espacio en la industria automotriz que siempre ha sido de insertarse en las cadenas internacionales con nichos especiales, buscando lugares donde su competitividad es para pequeñas series o para vehículos o modelos especiales. Esto va en esa línea».

Ford producirá en Uruguay el Transit en consorcio con la empresa local Nordex S.A.