El Tribunal de Justicia regional de Brasil determinó una cuarentena rigurosa, por quince días, en el estado de Amazonas, que volvió a tener altos índices de contagios y muertes por la pandemia del nuevo coronavirus y teme por otro colapso de los sistemas de salud pública y funerario.

La decisión atendió un pedido del Ministerio Público de Amazonas que solicitaba al Gobierno regional la suspensión de actividades no esenciales y medidas más rigurosas para evitar aglomeraciones, como el cierre de algunos comercios y la restricción de los servicios no prioritarios, en virtud de la reciente acelerada de la pandemia.

No obstante, el Gobierno de Amazonas, que en caso de incumplir la decisión puede ser condenado a pagar una multa diaria de 50.000 reales (unos 10.000 dólares), manifestó este domingo que «no fue notificado oficialmente» de la decisión judicial y espera la misma para reunir al comité especial de atención a la covid-19.

Brasil acumula más de 7,7 millones de casos confirmados y superó las 195.000 muertes relacionadas a la covid-19.

Amazonas, en tanto, registra 201.000 contagios y más de 5.300 muertes, la mayoría concentrados en Manaus, la capital regional.

El juez Leoney Figliuolo Harraquian, quien profirió la sentencia en la noche del sábado, llegó a considerar el uso de la fuerza policial para garantizar el cumplimiento de la orden, que también exige el aumento de nuevos lechos en las unidades de cuidados intensivos (UCI) para atender la creciente demanda de los pacientes.

Antes de la determinación, el gobernador Wilson Lima había decretado para el final del año el cierre de actividades como el funcionamiento de bares, restaurantes, centros comerciales y tiendas, lo que provocó todavía más aglomeraciones en las calles con comerciantes y clientes protestando por la decisión.

Bajo esa precisión popular, Lima derogó la ley y las actividades continuaron, lo que provocó la reacción del Ministerio Público para el pedido ante la Justicia.

Entre septiembre y diciembre el número de muertos por la covid-19 se elevó en Manaus en un 50 %, lo que también tiene en alerta al sistema funerario por la capacidad de los cementerios, mientras que los hospitales de referencia para el nuevo coronavirus tienen casi un 100 % de ocupación de sus UCI.

Ante el aumento de infectados y de óbitos, las cámaras de refrigeración para conservación de cuerpos volvieron a ser instaladas en hospitales, como se realizó en el comienzo de la pandemia.

El último día de 2020, Manaus batió el récord de hospitalizaciones diarias por covid-19, con 124 pacientes, el número más alto durante toda la pandemia.