Un juez en Bolivia determinó la detención preventiva en un penal de La Paz para un hombre que fue denunciado por maltratar durante 15 años a sus dos hijas, a quien inicialmente le dieron detención domiciliaria en la misma vivienda en la que habitaban las jóvenes.

El Ministerio de Justicia informó este martes a través de sus redes sociales que la resolución judicial «decidió la detención preventiva» para Carlos A.V. en el penal de San Pedro en La Paz.

«Como Ministerio de Justicia seguimos de cerca este caso», indica el mensaje en la cuenta de Twitter de esa cartera de Estado, acompañado con la etiqueta #PorUnaVidaDignaSinViolencia.

La activista Michelle Shaw indicó a Efe que la detención preventiva para el padre de las jóvenes es por seis meses mientras se realizan las investigaciones del caso.

Shaw junto a otras activistas realizaron una vigilia afuera de los juzgados en La Paz para acompañar simbólicamente a las hermanas y su madre en la audiencia para revocar las medidas sustitutivas del hombre, quien inicialmente tenía detención domiciliaria en la misma casa donde vivía con sus hijas.

El caso de estas hermanas que causó indignación en Bolivia se conoció a través de una denuncia de un medio local que luego se difundió por las redes sociales, en el que las dos mujeres hablaron sobre el maltrato que recibieron de su padre por al menos 15 años.

Las dos jóvenes denunciantes manifestaron que recibían golpes e insultos de parte de su padre incluso por parecerse físicamente a la madre, de quien el acusado se divorció.

Por este hecho un grupo de activistas realizaron el lunes una marcha de protesta para exigir garantías y protección para las muchachas, además de demandar que se haga justicia en este caso.

Más de medio centenar de organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres en Bolivia realizaron un pronunciamiento la pasada semana en el que exigen que el Ministerio Público investigue «eficaz, oportuna, oficiosa y exhaustivamente» el suceso y que se garantice las medidas de protección para las víctimas.

El fin de semana el Ministerio de Justicia se comprometió a colaborar a las jóvenes a través del Viceministerio de Igualdad de Oportunidades e instó a priorizar los derechos «a una vida digna sin violencia» de ambas.