• Los fuegos llevan teniendo lugar en el continente desde el pasado 1 de julio
  • Ya se han calcinado un total de 13.000 kilómetros cuadrados

En algunas zonas de Australia una nube de humo y cenizas tóxica provocado por los múltiples incendios ha teñido de naranja el cielo. Los incendios llevan propagándose por todo el país desde el pasado 1 de julio, y ya han calcinado 13.000 kilómetros cuadrados, centenares de viviendas y han acabado con la vida de seis personas.

Se han calcinado calcinado 13.000 kilómetros cuadrados

La crisis climática es uno de los factores que ha provocado la mayoría de estos incendios, aunque el Gobierno australiano ha preferido por el momento no pronunciarse al respecto. En Sídney las playas llevan amaneciendo con cenizas y restos calcinados.

Publicada en La Vanguardia