El Ministerio de Salud reiteró hoy su llamado a los pacientes recuperados del COVID-19 a “extender el brazo a la vida” y hacerse donantes de plasma sanguíneo hiperinmune para ayudar a los pacientes críticos con coronavirus.

“Es un procedimiento de lo más sencillo y, además, un procedimiento que está sirviendo para que sobreviva mucha gente”, dijo el responsable nacional del Programa de Sangre, Dr. Ignacio Alurralde.

“Pedimos acercarse al banco de sangre de cada departamento del país, que son los órganos que ejecutan en este tipo de trabajo que ha sido planificado, normado, regulado y creado en el Programa de Sangre del Ministerio de Salud”, añadió.

El protocolo para la transfusión del plasma hiperinmune con fines terapéuticos en COVID-19 fue autorizado por el Ministerio de Salud bajo consentimiento informado, estudio de resultados y tomando en cuenta criterios clínicos que garanticen la salud de los donantes y pacientes.

“Con el plasma hiperinmune estamos introduciendo anticuerpos o inmunidad pasiva. A diferencia de las vacunas que transmiten inmunidad activa, esta inmunidad pasiva hace que lleve anticuerpos (…), estamos introduciendo unos guerreros en la sangre del paciente”, explicó Alurralde.

En ese marco, la autoridad instó a los pacientes recuperados de COVID-19, que en el país son más de 1.200, a solidarizarse con los enfermos, tomando en cuenta que el mundo todavía no cuenta con una vacuna para combatir la pandemia.

“Los donantes han pasado momentos muy difíciles, igual que todos los pacientes de COVID-19. Así que convocamos a extender el brazo a la vida, a entregar un poco de su plasma para salvar entre tres, dos o una vida”, exhortó Alurralde.