El nuevo ministro de Salud, Edgar Pozo, anunció este lunes que su despacho «luchará» para que el Gobierno asigne el 10% del Presupuesto General del Estado (PGE) a fin de afrontar la situación económica que atraviesa este sector de la salud pública.

Pozo explicó que se debe mejorar el soporte económico de la cartera de Salud, pues al momento ese despacho está en una situación «paupérrima» tras la crisis del COVID-19 y de los supuestos hechos irregulares en la adquisición de respiradores.

«Sería muy beneficioso para mi sector que tengamos el 10%, lo vamos a luchar, no sé cómo será, pero tenemos que encontrar el camino para que se logre la protección económica del sector salud», afirmó la autoridad tras el acto de posesión del nuevo gabinete ministerial.

El 30 de octubre, el entonces gobierno de la presidenta Jeanine Añez remitió a la Asamblea Legislativa el PGE 2021, en el que plantea reservar el 10,1% de esos recursos para la salud pública.

El presupuesto general consolidado asciende a 216.501 millones de bolivianos, de los que se plantea en ese documento destinar 21.866,6 millones de bolivianos (10,1%) para atender las necesidades de la salud.

Pozo: Las prioridades serán conocer la situación del Ministerio de Salud, la lucha contra el COVID-19 y fortalecer el SUS

Entre las prioridades que atenderá el nuevo ministro de Salud, Edgar Pozo, será el conocer la situación en la que se encuentra ese despacho, luego de las irregularidades conocidas de supuestos hechos de corrupción por el COVID-19.

«Lo primero, inmediatamente es conocer el estado interno, el diagnóstico del Ministerio de Salud, cuán enfermo está, sabemos que está grave, pero será que necesita terapia intensiva», dijo.

Agregó que otra de las prioridades será afrontar la lucha contra la pandemia del coronavirus que causa mucho sufrimiento en las familias bolivianas. «La pandemia del COVID-19, esa es una misión que la vamos a cumplir».

La pandemia llegó a Bolivia a mediados de marzo y a la fecha causó 142.475 contagios y 8.795 decesos en todo el país.

También afirmó que se fortalecerá el Sistema Único de Salud (SUS), que fue descuidado por las anteriores autoridades del sector, lo que afectó a la población boliviana que se beneficia de ese seguro.

Hay que «darle fortaleza al Sistema Único de Salud, que fue descuidado por el Estado en el pasado inmediato, todos tenemos que estar protegidos por la salud a través de este importante seguro que es un logro de la sociedad boliviana», indicó.

El SUS fue puesto en marcha en 2019, por el gobierno del entonces presidente Evo Morales, el cual consiste en la atención gratuita de todos los ciudadanos que no cuentan con un seguro médico.