A 3.810 metros sobre el nivel del mar, sobre el lago Titicaca, acompañado por los toques de «silencio» y, posteriormente, de «bocina», y la ofrenda floral, fue despedido en la víspera, con honores, el capitán de Navío, Mario Torrico Delgadillo, oficial naval que perdió la vida en la batalla contra el COVID 19.

Los honores fueron rendidos por el Cuarto Distrito Naval «Titicaca» de la Armada Boliviana.

«Hermano del alma, el vacío que dejas es grande, no hay palabras para describir tu último zarpe. Las millas náuticas que navegaste en la Armada Boliviana, quedarán grabadas en la historia institucional, tu familia y la promoción PHOENIX 1990 de la Escuela Naval Militar. El zafarrancho de abandono fue fatal. La estela que dejas, es de honor y gloria, ahora navegas en el mar de la eternidad, con tu tripulación de ángeles, al mando del Supremo Creador; serás nuestro faro por siempre, paz en su tumba camarada», fueron las palabras del último adiós que realizó el capitán de navío, Juan Arnez, comandante del Distrito Naval.

Hasta el jueves, el reporte epidemiológico estableció 566 casos positivos de COVID-19 en las Fuerzas Armadas, y 13 decesos a causa del virus.

Fuente: ABI / Fotos: Armada Boliviana