Más de 25 millones de latinoamericanos y caribeños están desempleados, y la cifra seguramente aumentará en 2020 debido al débil crecimiento de las economías, dijo ayer la OIT en un informe anual.

El reporte destaca que entre las mujeres el desempleo está aumentando más que entre los hombres, y que la situación de los jóvenes latinoamericanos “es alarmante”, pues uno de cada cinco “no puede conseguir empleo”, la tasa más alta en una década.

“Los mercados del trabajo de América Latina y el Caribe atraviesan por un momento de incertidumbre reflejado en una leve alza de la tasa de desocupación regional e indicios de precarización que podrían empeorar en 2020”, advirtió el organismo al presentar en Lima su informe anual Panorama Laboral.

La tasa de desempleo en la región, al cierre de 2019 es de 8,1 por ciento, una décima más del 8,0 por ciento de 2018. “Es un alza leve, pero aun así significa que más de 25 millones de personas están buscando empleo activamente y no lo consiguen”, dice el informe.

El desempleo aumentó el último año en nueve de 14 países latinoamericanos incluidos en el estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que tiene su oficina regional en la capital peruana.

En tanto, en el Caribe angloparlante, que tiene menos población, “hubo un descenso del desempleo de 0,7 décimas”, precisa el reporte.

“La situación del mercado del trabajo es compleja”, declaró el director regional de la OIT, Juan Felipe Hunt, al presentar el informe a la prensa, acompañado del coordinador del estudio, Hugo Ñopo, y del jefe regional de comunicaciones, Luis Córdova.

“La dinámica de desaceleración económica observada desde mediados de 2018 ha impactado tanto en la estructura como en la calidad de los empleos”, dijo Ñopo.

El informe expresa que a pesar del aumento de la participación laboral de las mujeres (a 50,9 por ciento), “ésta sigue estando más de 20 puntos porcentuales por debajo de la de los hombres” (74,3 por ciento).

Destaca además que la tasa de desempleo femenino subió dos décimas a 10,2 por ciento, mientras que la de los hombres se mantuvo sin cambios en 7,3 por ciento, “lo que indicaría que el peso del aumento del desempleo regional afectó en forma desproporcionada a las mujeres”

SIN OPORTUNIDADES, HAY MÁS PROTESTAS

“La falta de oportunidades de trabajo decente para los jóvenes causa gran preocupación, pues es fuente de desaliento y frustración. Esto se ha visto reflejado en la primera línea de recientes protestas registradas en la región, pidiendo cambios para aspirar a un futuro mejor”, aseguró el director regional de la OIT, Juan Felipe Hunt, al presentar el informe.

Publicada en Los Tiempos