La mayor provincia de Canadá, Ontario, solicitó este lunes la intervención del Ejército y de la Cruz Roja ante el rápido aumento de los contagios de covid-19 y la saturación de los hospitales.

La decisión permitirá que las Fuerzas Armadas canadienses envíen de forma inmediata personal especializado, en particular trabajadores sanitarios, a las unidades de cuidados intensivos (UCI).

En estos momentos, 2.271 personas están hospitalizadas en Ontario con covid-19, de las que 877 están en las UCI, la cifra más alta en la historia de la provincia, entre las que hay 605 pacientes que necesitan respiradores.

En Toronto, capital de la provincia y la ciudad más castigada por la tercera ola del virus, los enfermos están empezando a ser transferidos a hospitales de campaña para aliviar la presión.

Los especialistas advirtieron hace semanas de que si el número de personas en las UCI llegaba a 800 el sistema hospitalario colapsaría y sería necesario aplicar protocolos para decidir qué pacientes deben recibir tratamiento en las UCI y cuáles cuidados paliativos.

Ontario, con una población de 14,7 millones de personas, registró este lunes 3.510 nuevos casos de covid-19, más de la mitad de todos los casos de Canadá, y 24 muertes, una de ellas de una niña de 13 años. Es el segundo día consecutivo en que el número de infecciones es inferior a 4.000, tras una semana en la que se alcanzaron cifras récord.

Las autoridades han señalado que las variantes del virus, la británica, la sudafricana y la india, están alimentando el rápido aumento de los casos.

Desde el inicio de la pandemia, 7.935 personas han muerto en Ontario a consecuencia de la covid-19. En todo Canadá, el número de casos es de 1,19 millones y el de fallecidos se sitúa ahora en 23.998.

Ontario decretó el pasado 8 de abril un confinamiento para intentar contener la tercer ola de la pandemia, aunque la medida fue criticada como insuficiente y tardía, tras semanas de advertencias de la comunidad científica sobre el rápido aumento de los casos.