Panamá, que acumula a la fecha 4.406 muertes por la covid-19 y 276.772 casos positivos, apeló este sábado a la «conciencia ciudadana» para ganare la batalla al «mortal virus» y frenar los contagios, que han subido en medio de un fuerte repunte de la pandemia.

El Ministerio de Salud de Panamá (Minsa) exhortó a la población a mantener las medidas de autocuidado como forma efectiva de evitar el contagio, y recordó que los que violenten la cuarentena nacional que rige este sábado y el domingo serán sancionados con multas de 500 hasta 5.000 dólares.

El repunte en curso desde comienzos del pasado noviembre ha sido vinculado a la reapertura casi total de la economía en octubre y al desorden de una parte de la población, y está ejerciendo una fuerte presión sobre el sistema de salud.

La entidad indicó que frenar la cadena de contagio «es una tarea de todos», y advirtió de que las autoridades estarán vigilantes para hacer cumplir las disposiciones sanitarias establecidas para evitar la propagación del virus.

El nuevo confinamiento total comenzó la noche del viernes con restricción de movilidad en todo el país y culminará la madrugada del lunes. Para las fiestas de Navidad y Año Nuevo rigió una medida igual.

Simultáneamente, en las provincias de Panamá, donde está la capital, y la contigua Panamá Oeste, las más pobladas del país y que concentran la mayoría de los casos, rigen al menos hasta el 14 de enero restricciones a la movilidad por género y número de identidad y jornada laboral suspendida.

Las autoridades han señalado que evalúan la reapertura gradual y que dependerá de los indicadores y criterios del equipo de salud pública, en Ciudad de Panamá y Panamá Oeste.

También se estudia tomar algunas medidas de restricción en las provincias de Darién, Herrera, Los Santos, Coclé y Veraguas, cinco de las 10 que tiene el país, debido al incremento de casos.

En su informe epidemiológico, el Minsa detalló que este sábado se agregaron 43 muertes por la covid y 3.735 casos positivos, que hacen un total de 4.406 defunciones y 276.772 contagios confirmados.

Los hospitalizados contabilizan 2.395, de los cuales 2.176 están en sala y 219 en las unidades de cuidados intensivos (UCI), mientras 51.646 personas permanecen en sus hogares con síntomas y cuadros leves, y otras 777 en hoteles-hospitales.

En las últimas 24 horas se aplicaron 16.825 nuevas pruebas para detectar el coronavirus SARS-CoV-2, que arrojaron una positividad de 22,1 %, en tanto que desde el 9 de marzo pasado, cuando se detectó el primer contagio, se han aplicado un total de 1.407.449 test.

Panamá, un país de 4,2 millones de habitantes, se situaba como el segundo con la más alta incidencia del SARS-CoV-2 por cada 100.000 habitantes en las Américas, solo superado por EE.UU., y al mismo tiempo es uno de los que más pruebas aplica en el continente.