La petrolera brasileña Petrobras informó este jueves que cerró 2020 con una producción total, que suma la producción de petróleo y de gas natural, de 2,84 millones de barriles equivalentes por día, con lo que superó el récord que registró en 2015.

La petrolera estatal también alcanzó un récord en la producción tan sólo de petróleo, que totalizó 2,28 millones de barriles por día, según informó en un comunicado.

Los récord anteriores, de acuerdo con Petrobras, databan de 2015, cuando la petrolera produjo 2,79 millones de barriles diarios de petróleo y gas natural equivalente y 2,23 millones de barriles por día de crudo.

Los volúmenes producidos el año pasado superan en un 5 % la meta originalmente prevista por la petrolera, pese al «escenario de restricciones operacionales debido a los impactos provocados por la pandemia de la covid-19», explicó la compañía.

De acuerdo con Petrobras, la mayor empresa de Brasil, el presal, el horizonte de exploración en aguas muy profundas del océano Atlántico por debajo de una capa de sal de dos kilómetros de espesor, respondió por el 66 % de su producción total, lo que se traduce en 1,86 millones de barriles de petróleo y gas equivalente por día.

La petrolera señaló que los valores tanto de la producción de crudo como de la total «coinciden con el centro de metas de producción revisadas en octubre de 2020».

La empresa atribuyó el crecimiento en los volúmenes de producción a cuatro factores, entre ellos la «mayor eficiencia de producción y la optimización de las paradas de producción en las plataformas», a pesar de las «restricciones operacionales» y de los impactos causados por la crisis del coronavirus.

Petrobras citó también entre los factores impulsores de los récords la «producción por encima de la capacidad nominal de procesamiento» en el campo petrolero de Búzios y el «menor declive» de producción observado en los campos de Tupi y Sapinhoá, en razón de un mejor desempeño de los embalses.

Además, el menor número de intervenciones para el combate a la corrosión por dióxido de carbono en las tuberías submarinas de inyección de gas, gracias al desarrollo de nuevas herramientas y tecnologías de inspección, igualmente colaboró para el buen desempeño productivo de la petrolera el año pasado.

«Los récords demuestran el buen desempeño operacional incluso en el escenario desafiante de 2020, con mayor foco en activos de clase mundial en aguas profundas y muy profundas, donde Petrobras ha demostrado gran diferencial competitivo», destacó la petrolera en el comunicado.

Sin embargo, para este 2021, la estatal fijó una meta de producción de 2,75 millones de barriles equivalentes por día, con un margen de variación del 4 %, frente a los 2,9 millones de barriles diarios que había previsto hace un año.

La caída en la proyección, según Petrobras, reflejará «los impactos asociados a la covid-19 y las desinversiones llevadas a cabo en 2020».

Petrobras, de control estatal pero con acciones negociadas en las bolsas de Sao Paulo, Nueva York y Madrid, promueve desde algunos años un ambicioso programa de venta de activos para continuar con su recuperación económica, tras la grave crisis que atravesó por los múltiples escándalos de corrupción destapados en su interior.

En los nueve primeros meses de 2020, la petrolera registró unas pérdidas de 52.782 millones de reales (hoy unos 9.792 millones de dólares), que contrastan con el beneficio neto de 31.984 millones de reales (5.934 millones de dólares) del mismo período de 2019.