El despliegue rápido de la vacunación y el uso de barbijos son cruciales para controlar la propagación

Los últimos pronósticos para la COVID-19 del Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington predicen más de 3,5 millones de muertes a nivel mundial para el 1 de junio.

Pronóstico para junio en Bolivia

Se estima que en Bolivia el número de muertes para el 1 de junio sea de 13,559, y en el peor escenario de 13,951. Aumentar el uso de barbijos y aplicar la distancia social en Bolivia cambiará el peor escenario y se podrían salvar 851 vidas desde este momento hasta el 1 de junio ya que la cifra descendería a 13,100.

En el peor escenario Bolivia podría llegar a 39,706 contagios diarios, en el mejor escenario serían 7,180 y si se usa barbijo la cifra disminuye a 3,548.

«Existen serias preocupaciones de que, con la propagación de las variantes de la COVID-19, lograr la inmunidad masiva necesaria para dar por terminada la pandemia podría ser difícil, si no imposible», afirmó el Dr. Christopher Murray, director de IHME. «Es posible que logremos controlar la COVID-19 si seguimos enfocándonos en las estrategias que pueden mantener bajas las tasas de transmisión (evitar aglomeraciones, usar mascarillas, entre otras medidas) mientras trabajamos en vacunar la mayor cantidad de personas que podamos».

«Las variantes emergentes de la COVID-19 nos dejan ver más elementos sobre la efectividad de las vacunas, así como sobre la fortaleza de la inmunidad natural derivada de infecciones previas», comentó Murray. «Estamos monitoreando de cerca los resultados de los ensayos clínicos ya que los nuevos hallazgos podrían relacionarse de forma significativa con la trayectoria de la pandemia, algo que reflejaremos en nuestro modelo».

«Si bien las infecciones previas pueden no ser efectivas para detener la transmisión de las variantes emergentes, existen claros indicadores de que las vacunas aun podrán prevenir entre la mitad y dos tercios de los casos graves y las muertes asociadas a dichas variantes», señaló Murray.

Se espera que entre hoy y el 1 de junio, 110 países enfrenten niveles de estrés altos o extremos en sus unidades de cuidados intensivos debido a la COVID-19. Si las personas vacunadas retornan a su nivel normal de movilidad, 17 estados de los Estados Unidos y 13 países de Europa podrían observar un incremento en las muertes diarias durante abril y mayo.

Las proyecciones del IHME se basan en un modelo epidemiológico que incluye datos sobre casos, muertes y prevalencia de anticuerpos, al igual que aspectos geográficamente específicos de tasas de pruebas COVID-19, despliegue de vacunas, movilidad, normas de distanciamiento social, uso de mascarillas, densidad de población y estructura etaria, y estacionalidad de la neumonía, la cual muestra una fuerte correlación con la trayectoria de la COVID-19.

Las nuevas proyecciones para todos los países están disponibles en https://covid19.healthdata.org/.

FUENTE Institute for Health Metrics and Evaluation